Así como durante muchos años  prevaleció el mito político en nuestro sistema político, de que solo el PRI sabia gobernar y que el ascenso al poder de otro partido político llevaría al caos social a la entidad que lograra la alternancia  ya ni se diga del país mismo, quedo demostrado lo contrario en el caso de los estados hace casi tres décadas (1989 Baja California) y un decenio después en la presidencia del país (2000 Fox).

 

Algo semejante, solo que en el plano económico, ocurrió  hace ya casi 40 años: con la implantación del modelo económico neo liberal con la ubicación de tecnócratas con formación de postgrados en universidades de prestigio académico en los Estados Unidos (Harvard, Yale, Tecnológico de Masachussets)  en áreas estratégicas del gobierno federal (Banco de México, Hacienda,  Economía) Nos vendieron la idea gobiernos priistas y panistas de que solo los profesionistas de la economía, sobre todo egresados de escuelas particulares (ITAM, TEC de Monterrey) con doctorados en macroeconomía eran capaces de conducir las finanzas con eficacia y estabilidad económica.

 

Caso contrario México tendrá problemas con los mercados y otro tipo de variables, tales como estabilidad monetaria y cambiaria, inflación y crecimiento económico

 

Con la llegada de López Obrador  hace más de 200 días y 40 de gobierno efectivo están demostrando lo contrario también: es un mito que el triunfo político de un candidato ubicado más cerca del ala izquierda genere inestabilidad y sin tecnócratas y doctores en economía el país se valla derrumbar, las realidades sociales no están hechas para modelos únicos el presidente lo está demostrando.   

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.