Hace cuatro años, después de una interminable serie de rondas entre ministros de la corte, el ministro Zaldívar, perdió la presidencia frente al ministro Aguilar.

 

Este 2 de enero, en primera ronda fue nombrado por sus pares, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por los próximos 4 años.

 

Luis María Aguilar, representa el ala conservadora del máximo órgano de justicia en México, Zaldívar, la otra cara de la moneda, está ubicado como liberal.

 

Terminado está, quien representaba en lo ideológico al régimen de Enrique Peña Nieto, comienza quien se le ubica como interlocutor del régimen que inicia, el de Andrés Manuel López Obrador.

 

Habrá quienes afirmen que a un mes de iniciado el Gobierno de la alternancia, real, bajo el control de MORENA y un amplio poder político de AMLO, la corte es más afín al régimen actual.

 

Debe anotarse que, a un mes del anuncio del Gobierno de AMLO, ha sido el poder judicial quien más resistencia ha mostrado a las políticas de austeridad republicana que ya caracteriza su proyecto.

 

Desde el más alto nivel del Poder Judicial, no se comparten esas acciones, ya que sus privilegios durante dos décadas, crecieron hasta caer en el extremo de superar con mucho las percepciones del Presidente de la República, en franca violación constitucional de los jurisconsultos, con el pretexto de defender la autonomía e independencia.

 

Esto último, que sea la defensa para la imparticion de justicia pronta y expedita.

 

Hoy los nervios del poder están más fuertes que ayer.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.