Sin duda una de las conductas más indignas y reprobables en nuestras elecciones, ya sea federales o locales, es la de inducir, conducir, o dirigir el sentido del sufragio  a través de la compra directa y descarada, muchas veces con DINERO EN EFECTIVO (unos días antes de la jornada electoral), o bien a través del uso y el abuso de los PROGRAMAS SOCIALES que se convierten moneda de cambio antes o durante el proceso electoral, (PROSPERA es hoy el emblema de la operación electoral) frente a las elecciones del 1ro de Julio próximo, las más grandes de nuestra historia, en las que concurren la renovación de todos los cargos de elección popular federal (presidente, 128 senadores y 500 diputados federales, así como 9 gubernaturas, diputaciones locales y ayuntamientos en 30 estados del país), el dinero correrá por ambas vías para allegarse votos  para ganar desde una “modesta” presidencia municipal hasta “la Joya” de la corona la Presidencia del País.

 

Tlaxcala no es la excepción en esta elección concurrente: varias centenas de vocales del programa social PROSPERA, fueron habilitados ya como promotores del voto por el propio gobernador; el coordinador de la campaña presidencial del oficialismo, es quien manejaba los recursos humanos de la estructura gubernamental estatal y hoy exige a los miles de empleados el apoyo al candidato del PRI, con la amenaza velada y/o abierta de que quien no lo haga y sume votos de familiares y amigos, pone en riesgo el empleo o bien otro tipo de beneficios. Lo más vergonzante es que esa presión política llega incluso a los órganos autónomos, como es el caso de la CEDH, donde se advierte a través de su presidente de que está en riesgo su empleo  de no apoyar la causa política PRIISTA, o bien de haber indicios de hacerlo por alguna oferta opositora al actual sistema.

 

Restan poco más de dos meses de campaña tiempo en el que seguramente  estas  formas de actuar  se ampliaran a otros sectores  de la población, así como las campañas “negras” de miedo o hasta de terror, sobre todo si se confirma que la alternancia en los estados de poder y de gobierno son más evidentes y reales. Pero ese será para otras LINEAS PARALELAS.        

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA