El inicio de este 2018, con su fuerte carga político – electoral, en su primer bimestre nos ha mostrado el doble rostro faccioso de dos instituciones, que deberían ser ejemplo de aplicación imparcial de la ley en el orden federa, en un caso para la distribución del presupuesto a un estado norteño de la federación (Chihuahua); en el otro por la aplicación selectiva en procuración de Justicia en el caso de R. Anaya Candidato Presidencial del Frente. Javier Corral desde el norte del país puso en jaque al Gobierno Federal al demostrar que la distribución de los recursos públicos de “todos”  se hace de manera selectiva. Si un gobierno estatal de oposición destapa, destaca y demuestra la corrupción de un gobierno priista se le castiga por tal afrenta política. Así también a un joven político opositor era ejemplo hace un lustro de aliado en y para las “reformas estructurales”, después resulto un adversario de peligro en la contienda presidencial por la contundencia de sus mensajes de precampaña contra la corrupción de PRI- Gobierno, por lo que se coloco rápidamente como aspirante  firme y competitivo en la contienda electoral por la presidencia del PAN, que está por iniciar el trimestre de campañas en las que el PRI y su candidato tendrían mayor dificultad para remontar un escenario que hoy es muy adverso en sus aspiraciones.

 

El aparato de la Procuración de Justicia Federal, se ha puesto como interés de un grupo faccioso por encima del interés de “todos”, que es el espíritu de una fiscalía que actúa con independencia y autonomía. Así sea cual sea el desenlace de este asunto, Anaya también habrá puesto en jaque al Gobierno Federal ¿Esto  más es el preámbulo del “Jaque Mate”  que le espera al Sistema con el PRI Gobierno el primer domingo de julio?.

 

¿Quién en los hechos demoniza a las instituciones que deberían ser de “todos” y no de unos cuantos?

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA