Durante los seis años menos 15 días que gobernó Tlaxcala Mariano G. era frecuente que en sus mensajes públicos afirmara que él era “el coordinador de los esfuerzos” en Tlaxcala. En su estilo personal de dirigirse al público, mas de las veces señalando negativamente a gobiernos anteriores y elogiando lo que hacia se asumía como un político transparente y eficaz.  Regañaba  a medio mundo principalmente colaboradores, no admitía dialogo con presidentes  de comunidad y a los Presidentes Municipales  los cuestionaba continuamente  ya fuera por su trabajo  o porque le solicitaban apoyos.

 

Sin embargo debe reconocerse que su estilo personal de ejercicio del poder autoritario vengativo y regaños buscaba resultados que mantuvieran el orden  y la paz social en la entidad.

 

Para muchos ese estilo de Gobierno rencoroso como coordinador de esfuerzos se debía a que había llegado demasiado tarde a la Gubernatura.

 

En poco más de trece meses de Gobierno Marco Mena pareciera que no tiene interés en asumirse como el orquestador de las tareas de Gobierno desde Palacio en Tlaxcala, si bien en el primer trimestre del año pasado planteo en los foros de consulta para su Plan de Gobierno una idea clara de la “Gobernanza Moderna”, este concepto rico en contenido político no se ha reflejado en los hechos, en acciones de Gobierno. Esto porque para muchos el llego muy temprano al ejercicio de gobierno. Los resultados en materia de política interior y seguridad están ahí todos los días con elevados índices de inseguridad con problemas de gobierno en diversos Municipios y un notorio autismo político y ausentismo del Gobernante Estatal en la vida comunitaria  y municipal del Territorio de Tlaxcala. Pareciera que gobernar  es visitar al   Presidente de la Republica, recibir a Secretarios y líderes políticos, así como empresarios sobre todo llegados de fuera, la promoción de inversiones y turística que en sí es muy buena  no es lo único del ejercicio de Gobierno. Sin políticas públicas que den orden sentido, seguridad y claridad de rumbo político no funciona un gobierno. Este es el caso actual.

 

Líneas Finales

 

Mariano G. nunca tuvo contenidos políticos en sus mensajes sus arengas públicas eran para insultar criticar ofender y denostar. Marco Mena hay que reconocer tiene un mensaje lleno de contenidos y propuestas con estructura y orden discursiva y una oratoria clara y ordenada, que fue el motivo que lo acerco a su impulsor y antecesor en el Palacio de Gobierno de Tlaxcala.