La designación de JOSE ANTONIO MEADE como pre-candidato del PRI a la presidencia de la republica, lo consolida como una más de las pifias y torpezas que ha cometido el presidente de la república en su mandato.

 

El nombramiento de MEADE se hizo con la esperanza de aprovechar la buena fe, apatía y sobre todo la falta de sensibilidad y participación política de los mexicanos, para proponerlo como la figura que tendría la fuerza suficiente para aligerar el rechazo generalizado de la ciudadanía al gobierno de PEÑA NIETO.

 

 Presentar a un personaje que ha ocupado diversas secretarias de estado y que no está identificado con ningún partido político parecía una propuesta razonable, sin embargo, hasta el día de hoy el pre-candidato del PRI ha desperdiciado la magnífica oportunidad de aspirar a dirigir los destinos de nuestro país, el discurso de MEADE, dista mucho y está completamente alejado de la realidad que hoy vivimos los mexicanos, no hemos escuchado de su parte una idea o propuesta que permita verlo como una alternativa seria y confiable que pueda enfrentar el cumulo de adversidades y graves problemas que enfrentara el próximo presidente de la republica, al heredar una nación en avanzado estado de descomposición política, social y económica.

 

Un JOSE ANTONIO MEADE carente de imaginación, sin palabras que nos permitan vislumbrar verdaderos deseos, capacidad, y entusiasmo por servir a México está destinado a un rotundo fracaso.

 

 Hemos visto con incredulidad, como ha pasado de un discurso barbero y lleno de zalamerías y halagos al presidente y a su partido a proliferar insultos descalificaciones y acusaciones sin sentido a sus contrincantes.

 

Resulta verdaderamente patético y de muy mal gusto ver como MEADE intenta hacerse el chistoso y cada vez que puede lanza comentarios absurdos y babosos que en poco y prácticamente en nada ayudan a su desgastada imagen.

Ante este panorama, que fortalece en todos los aspectos las posibilidades de un verdadero cambio que cada día es más necesario e indispensable para los mexicanos, solo nos resta hacer un análisis profundo y responsable antes de emitir nuestro voto el próximo primero de julio.

 

Como siempre, mi total agradecimiento y respeto a quienes me brindan un momento de su tiempo, Gracias y hasta la próxima si Dios lo permite.

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA