Después del escándalo en el que se ha convertido la muerte de la estudiante de la UPAEP en el vecino estado de puebla, y tomando como referencia lo dado a conocer por los diferentes medios de comunicación, que hasta este momento se han dedicado a explotar la nota de manera exagerada, considero oportuno reflexionar sobre este lamentable suceso.

 

El asesinato de la joven estudiante, es solo uno más de los cientos que a diario ocurren en nuestro país, que como todos sabemos está envuelto en una ola de violencia  que jamás imaginamos vivir.

 

Ahora bien, quien le arrebató la vida a esta joven por supuesto que merece el peor de los castigos, pues no existe justificación alguna para lo que hizo, sin embargo es necesario cuestionarnos sobre quienes tienen cierto grado de responsabilidad en estos hechos, para empezar ¿cómo un establecimiento de los llamados “antros” puede proporcionar servicio hasta después de las 5 de la mañana? La respuesta todos la sabemos ¡¡A TRAVES  DE LA CORRUPCION!! Ya que es evidente que ninguna autoridad se preocupa por vigilar que estos negocios cumplan con un horario establecido, y eso sucede en todas partes incluso aquí en Apizaco, donde el “michemix” ubicado en la avenida 16 de septiembre cerca de la maquinita hace exactamente lo mismo.

 

Sobre la empresa que proporcionó el servicio de taxi a la joven estudiante, por supuesto que también existe un alto grado de responsabilidad ya que fue el chofer quien presuntamente privo de la vida a Mara Fernanda sin embargo por ser cabify una empresa española con un gran potencial económico seguramente no la molestaran.

 

Ojalá, lo ocurrido a Mara Fernanda no haya sido una muerte en vano y sirva primero: para que los padres que les brindan la confianza a sus hijos al enviarlos a estudiar a otras ciudades, mantengan mayor comunicación y vigilancia sobre ellos, pues claro está que estos tiempos así lo exigen.

 

Segundo: que los jóvenes disfruten su libertad, de manera responsable y con disciplina, pero sobre todo que hagan conciencia del gran sacrificio que significa para su familia separarse de ellos, lo cual los obliga a responder de manera satisfactoria y con buenos resultados al esfuerzo que en muchos casos, se hace para brindarles un mejor porvenir.

 

Tercero: que las autoridades encargadas de garantizar la seguridad de la ciudadanía en general acepten y reconozcan que hasta el día de hoy (como dice el baboso de trump) somos un estado fallido que ha sido incapaz de cumplir con su función y ha permitido que seamos uno de los países más inseguros del mundo y como diría el gran JOSE ALFREDO JIMENEZ en México hoy “la vida no vale nada”

 

Como siempre, mi total agradecimiento y respeto a quienes me brindan un momento de su tiempo, Gracias y hasta la próxima si Dios lo permite.

 

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA