Después de 1910 se dejó venir la supuesta ordenanza en todo el país, pero a cien años transcurridos no hemos logrado tan anhelado objetivo, por el contrario en los últimos 20 años el país se ha inundado de sangre de personas que en su mayoría en algún momento de su vida anhelaron un México prospero, justo y de muchas oportunidades de desarrollo, sin embargo nuestro país se encuentra en una de las peores crisis de su historia, ni porque en un momento el poder se prestó a otras fuerzas políticas las cosas mejoraron, por el contrario, la violencia en todos sus niveles se sigue ensañando contra los más inocentes y los verdaderos culpables están en otros países disfrutando de los bienes mal habidos y de los recursos públicos robados a la nación.

 

Mientras el país se nos deshace en las manos, la clase política mexicana y la de cada uno de los estados solo se dedica a preparar la gran simulación electoral de cada tres años o cada seis años, o como sucede en Tlaxcala excepcionalmente, de un año ocho meses para los legisladores y cuatro años ocho meses para la gubernatura, presidencias municipales y de comunidad, incluso algunos legisladores(as) emprenden actos espectaculares solo para llamar la atención, pero que en nada benefician a nuestra entidad federativa porque no son actos serios ni responsables, como los llamados exhortos, dizque pretender quitar el fuero, o recuperar el voto en los cabildos, actos que hacen solo ruido para hacerse notar pero que no prosperan porque su intención no es hacerlo; Antes no lo hicieron pero ahora disque luchan para que los presidentes de comunidad obtengan nuevamente el voto en los cabildos municipales, estamos convencidos de que la legislatura pasada siempre actuó con dolo y mala fe, pues jamás hubieran promovido quitar el voto a los presidentes de comunidad en las sesiones de cabildo, sin embargo sucedió lo inevitable, y con este pretexto ya son cinco meses que los presidentes de comunidad de las casi 400 comunidades no se dedican a desempeñar sus más elementales obligaciones pues se la pasan preparando actos de protesta a cargo del erario nacional y estatal con el argumento tan trillado de que exigen que se les devuelva el poder del voto en los cabildos, estamos de acuerdo con la manifestación de algunas inquietudes legítimas, lo que no estamos de acuerdo es que en Tlaxcala no exista un reglamento interno de operatividad y responsabilidad en los ayuntamientos y presidencias de comunidad, donde se obligue a estos servidores públicos a cumplir sus más elementales obligaciones, pues en forma constante y permanente se les observa en la ciudad de México, en la ciudad de Tlaxcala, y en muchas veces fuera del país, argumentando que están trayendo beneficios para el estado, pero estos nunca se ven, incluso existe un diputado local que fue gobernador del estado y en su sexenio como la gran mayoría paso sin pena y sin gloria, hoy es uno de los promotores visibles de la supuesta lucha de los presidentes de comunidad para pretender recuperar el voto en los cabildos, este servidor público monopoliza la educación en el estado desde la UAT y hasta en Colegios particulares y nunca cumplen con las elementales obligaciones del otorgamiento de becas pues siempre escudados en el poder político y económico eluden esta y otras responsabilidades sin que autoridad alguna les aplique las sanciones correspondientes.

 

En resumen, las y los tlaxcaltecas estamos sufriendo un gobierno irresponsable e inoperante, tenemos 25 legisladores(as) que a todo se dedican menos a legislar y a cumplir con sus más elementales obligaciones en cada una de sus comisiones; desde hace 18 años sufrimos una parálisis gubernamental no existe mejoramiento de servicios primarios, no existe la obra pública, ni proyectos innovadores, para beneficio del desarrollo legitimo del estado, solo sufrimos una alud de declaraciones en prensa radio y televisión pero en los hechos no vemos ninguna actividad, ante estas circunstancias ya es tiempo de que todos(as) provoquemos el despertar ciudadano que nos permita contar con representantes auténticos y de ideología definida que cuenten con legitima representatividad de todos los sectores, pues hasta el día de hoy solo imposiciones de las más altas cúpulas gubernamentales son las que llegar al poder a través de diversos cargos públicos dizque para representarnos a los ciudadanos pero en realidad llegan a esos lugares para vivir en la opulencia y para representar los ilegítimos intereses de los que ostentan el poder público y económico; los subsidios y subvenciones nunca llegan hacia los más necesitados con diversos argumentos primero se nos engañó por parte del presidente de la republica que si el dólar subía no pasaba nada, después se nos dijo que con la alza mundial a las gasolinas tendrían que recortar programas no prioritarios sin embargo en los hechos donde más se recortó presupuesto público fue en la Secretaría de Económica, SAGARPA, SALUD, SEDESOL y SEDATU dependencias que manejaban importantes programas les recortaron hasta un 80% de su presupuesto, entre ellos los componentes FAPPA – PROMETE, donde se podían beneficiar diversos sectores rurales con autoempleo, ¡¡A pero eso sí, las dependencias federales y estatales rentando suntuosos edificios en gran parte de la ciudad de México y en cada una de las entidades federativas del país, beneficiando una vez más a sus grandes cuates que son los dueños de edificios y casas habitación, todo pagado con dineros públicos!! Y así se nos pretende seguir engañando con los espejitos del flamante fiscal anticorrupción, ya es tiempo de que el gobierno entienda que el fiscal anticorrupción para ser garante, deberá ser una persona honorable, de convicción de servicio, de trayectoria social intachable y plenos conocimientos en el derecho, disfrutar de plena autonomía en el ejercicio de sus funciones y presupuestaria; también este perfil debe considerarse para el que sea nombrado presidente(a) de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tlaxcala.

C. Isidro Sánchez Piedra,


Defensor de Derechos Humano

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA