Tuvieron que pasar quince meses para que el llamamiento a la unidad tuviera vida por lo menos hasta el 2021, sin embargo el desdén partidista de las direcciones nacionales de cada uno de los partidos y de las estatales han impedido una sana relación y los frutos esperados, entendemos la dinámica de los partidos políticos y del gobierno pero el proceso de una buena gobernabilidad no la podemos detener, ayer como pretexto se decía que los partidos políticos estaban en proceso de renovación actual, hoy se argumenta como impedimento para la unidad una de tantas fatalidades que ha sufrido el pueblo mexicano lo que le llaman pandemia según dicen los expertos “circo, maroma y teatro” imagínese usted amable lector paralizar la actividades gubernamentales federales, estatales y municipales, y en consecuencia causando graves daños económicos en todo un país, con el argumento tan trillado que durante una cuarentena que los habitantes no salgan de sus casas, grave problema es que el 99.9% de las y los mexicanos viven al día y solamente un grupo minoritario son los que podrían tolerar los desaciertos de las políticas públicas a nivel global.

 

Se dice que subsanar esta pandemia habrá créditos pero estos nunca serán suficientes para sufragar por lo menos a una minoría de las y los mexicanos, y nuevamente seguirán prevaleciendo los amiguismos y compadrazgos en la otorgación de dichos beneficios (créditos), es tiempo de reconstruir entre todos y todas en el próximo mes de abril una real y auténtica unidad donde prevalezca el respeto, la cooperación, la solidaridad, la fraternidad, la coordinación y el apoyo mutuo, valores tan necesarios entre la humanidad ante las adversidades, entendemos que estas aspiraciones son como buscar una aguja en un pajar, pero todavía conservamos un poco de esperanza.

 

En el estado de Tlaxcala durante décadas hemos sufrido inseguridad pública, carencias enormes de todo tipo, los recursos públicos no fluyen del todo, ni llegan a su destino, los apoyos a la salud han sido mínimos y en materia de prevención sólo hay discursos pero nada de acciones concretas; el gobierno federal, estatal y municipal argumenta que todos los trabajadores del sector público y privado se vayan a sus casas, y la pregunta obligada ¿De que vivirán más de un millón de habitantes tlaxcaltecas? Entendemos que nos han mantenido con puras promesas y la economía de todo el país va en picada, ahora se nos argumenta que durante marzo y abril no habrá actividades gubernamentales y en realidad nunca las ha habido, sin embargo con exigencias y justas protestas se lograba que el aparato gubernamental trabajara aunque sea un poquito, pero ahora ni siquiera un poquito, nunca previeron los gobiernos pasados y en turno acontecimientos tan graves como el que se dice estamos sufriendo, es verdad que en todo el país no existe capacidad hospitalaria, ni física, ni económica para atender a millones de mexicanos(as) enfermos y/o contaminados del virus, entendemos y sabemos que existe un fondo multimillonario que debería de usarse para esta clase de acontecimientos, pero sufrimos un gobierno que en quince meses se la ha pasado ahorre y ahorre y la gente muriéndose en las calle por acciones violentas de unos cuantos y en los hospitales públicos y privados, por esta razón una vez más creemos que tenemos una gran oportunidad de lograr grandes cambios en el presente y en el año 2021, sin embargo los electores nos enfrentamos a fuertes intereses caciquiles de grupos de intereses personales y de futuristas políticos, unos(as) ya están en plena precampaña, otros que casi no se ven pero realizan las mismas funciones, dejando a un lado sus más elementales obligaciones en agravio de todo un estado, ya pasaron quince meses de estar insistiendo por diversos medios la posible unidad que tanto requiere el estado de Tlaxcala hoy creemos que todavía nos quedan 30 día del mes de abril para consolidar una plataforma política incluyente, plural y ciudadanizada.

 

Por último se propone, que los sectores políticos, económicos y sociales nos podamos reunir el día 30 de abril para que juntos podamos diseñar un proyecto de nación plural e incluyente, que garantice el desarrollo integral del estado de Tlaxcala.

 

 

 

  1. Isidro Sánchez Piedra,

 

                       Defensor de Derechos Humanos