Se dice que todos los alimentos que consumimos las y los mexicanos están fuertemente contaminados perjudicando gravemente la salud y el bienestar de la ciudadanía. De los gobiernos programas van y programas vienen, pero los usuarios del servicio de salud se siguen muriendo en los hospitales de enfermedades curables, y el ciclo de vida de las personas cada día es más corto, y los ríos de recursos públicos destinados a prevenir este tipo de enfermedades se evaporar cada año sin cumplir sus objetivos, la pregunta obligada ¿Qué trabajos realizan la Secretaría de Economía, La Secretaría de Salud y La SADER?  Actualmente se desconocen sus actividades para determinar si están trabajando en beneficio de todo un país, o solo desvían recursos públicos para fines distintos a los intereses de toda una nación; duele mucho observar cómo un hombre y/o una mujer se debaten entre la vida y la muerte por enfermedades impuestas, pero duele más que personas identificadas como líderes sociales, que dedicaron toda su vida a reconstruir este desbastado país también estén padeciendo este tipo de enfermedades, y estén sufriendo por falta de oportunidades de desarrollo y por falta de recursos económicos.

 

Las enfermedades en cadena reconocidas como crónico degenerativas como los son la Diabetes, Cáncer de mama, Cáncer Cervicouterino, VIH Sida, etc., a todo esto agregamos las irresponsabilidades e intereses ilegítimos de los gobiernos del mundo donde nunca nos traen beneficios pero si perjuicios como lo es el CORONAVIRUS, tanto gobiernos como gobernados nos traen de cabeza como si fuera poco toda la cadena de sufrimientos que hemos padecido por décadas, las enfermedades degenerativas nos acortan la vida a cada momento y no solo la vida también nuestras extremidades inferiores y superiores están en constante riesgo pues los médicos para ellos lo más fácil es estar amputando sin ton ni son, el grave problema para las personas es su movilidad, si con el paso de los años y muchas enfermedades apenas se mueve uno, ahora que se tiene que sufrir la amputación innecesaria de las extremidades, las dietas impuestas que es como morir a pausas con la promesa científica de que el paciente mejorará pasando los años y la situación siempre se empeora y las personas cada día están condenadas a depender de sus familiares o en los hospitales condenando a las personas a ser improductivas en el tiempo que les queda de vida, mientras servidores públicos incrustados en el sector salud solo se dedican a cobrar sin trabajar y sin generar ninguna productividad; es recomendable que los tres niveles de gobierno se coordinen y cumplan sus más elementales obligaciones y dejen de hacer actos proselitistas y de futurismo político en agravio de todo un país, nos da mucha tristeza observar a niños(as), jovencitos(as) con la enfermedad de la Diabetes, se dice que todo esto es a consecuencia de una alimentación desbalanceada, pero que otra salida le queda a las y a los mexicanos si en las grandes tiendas de autoservicio, mercados y tianguis venden pura basura, y además muy carísimo todo lo que ahí se vende, sabemos que diversos grupos y personas con recursos privados por décadas han estado induciendo a la población a que volvamos a los tiempos pasados de las aves de traspatio, el problema que vemos aquí es la cultura de la industrialización y que las familias nunca nos ocupamos de apartar un pedazo de tierra donde vivimos para las aves de traspatio y/o huertas familiares, los recursos públicos que deberían de ser para estos fines son orientados por los gobiernos en turno en la ejecución de obras de relumbrón y que en muchas ocasiones benefician solamente a unas cuantas familias, pero que según el gobierno con estas acciones ya están cumpliendo la ejecución de los programas, en este país se debería de priorizar por parte de los tres niveles de gobierno y sector privado el impulsar y ejecutar programas que garanticen una sana y efectiva alimentación, y la auténtica ejecución de actividades de prevención de enfermedades degenerativas, y que médicos y enfermeras abandonen esas prácticas tan costosas y nocivas de estar recetando montones de medicamentos a cada paciente con el pretexto de que se controlara su enfermedad, siendo que por el contrario con el consumo excesivo de medicamentos se dañan otros órganos del cuerpo, y las amputaciones innecesarias que sean desechadas de plano, optando por otros medicamentos más eficaces y efectivos.

 

 

 

  1. Isidro Sánchez Piedra,

 

                                             Defensor de Derechos Humanos                         

 

Área de archivos adjuntos