Por décadas hemos sufrido el flagelo y la violencia en contra de mujeres y niñas(os), y los gobiernos han mostrado en forma sistemática incapacidad e indolencia para enfrentar este tipo de problemas graves que ponen en riesgo a toda la sociedad de todo un país, programas van y programas vienen corriendo ríos de dinero público y los altos índices de violencia en vez de bajar suben, los avances tecnológicos de nada sirven para el servicio de nuestro país pues los gobiernos nunca se enteran de los acontecimientos graves que le sucede a sus gobernados, han sido cientos de miles de mujeres y niños(as) que en forma dolorosa y de más extraña han fallecido algunos ejemplos son el caso de la niña Paulette del Estado de México, la niña Fátima de 12 años, la adolescente Jaqueline de Coyuca de Benítez, Guerrero; la niña Mayra de Puebla de 9 años de edad, víctima de violación y ejecución; el caso de Ingrid Escamilla; y muy recientemente el caso de la niña Fátima Cecilia, en este reciente caso se está especulando que posiblemente no se les aplique la ley a sus agresores argumentando que no existe orden de aprehensión, pero existen testimonios contundentes de la mamá de la niña Fátima, Estudios Periciales y la declaración de la tía de uno de los agresores, además de que según informaciones oficiales estas dos personas que asesinaron a Fátima Cecilia se encuentran confesas, pruebas y motivos suficiente para que sean consignados a un Juez Penal para que se dicte la sentencia que corresponda.

 

Entendemos que por décadas se elaboraron leyes con enormes lagunas y deficiencias por legisladores irresponsables, corruptos y sinvergüenzas, con el firme propósito de permitir la evasión de la justicia, “Hoy por ti, Mañana por Mí”. Pero también nos queda claro que el gobierno cuenta con métodos suficientes para perseguir, investigar, integrar y consignar a los presuntos delincuentes, sí que esa es su voluntad; porque el gobierno actual argumenta que tenemos que comprender y perdonar a los delincuentes “una excusa estúpida” para no cumplir con la estricta aplicación de la ley y seguir fomentando la IMPUNIDAD. A los delincuentes no se les comprende se les aplica todo el peso de  la ley, para evitar que sigan cometiendo agresiones y delitos de lesa humanidad, y frenar conductas de futuros delincuentes, que también cometerán horrendos delitos, sin embargo sufrimos la indolencia de un gobierno que más que gobierno es un recaudador de dineros públicos, impulsando el subejercicio en agravio de 120 millones de mexicanos(as).

 

El gobierno federal debe reconsiderar sus actuaciones en todos y cada uno de los rubros, porque hasta ahora después de transcurridos catorce meses, ha sido un fracaso en cuanto a la Seguridad, en cuanto a la Justicia, en cuanto a la Economía del país, en cuanto a la Salud, en cuanto a la Educación, y en cuanto al Empleo, y es su deber como servidor público de la nación el analizar el rumbo que llevan las políticas públicas que aplica en cada una de las secretarías de estado, mismas que nos llevan al fracaso, porque no es posible que el pueblo siga sin tener garantizado ni el derecho a la alimentación para su familia y nuestro gobierno esté generando un supuesto ahorro de recursos públicos “SUBEJERCICIO” a costa de más pobreza.

 

Referente a que muchas mujeres están convocando a un paro nacional el día 9 de marzo del presente año,  vemos a un importantísimo conglomerado de mujeres de todas edades y de todos los extractos sociales, con sed de JUSTICIA, este ejercicio democrático, pacífico y con pleno derecho a manifestarse independientemente de quien lo secunde, es histórico para un país que se nos deshace en las manos, porque la inseguridad pública y la falta de un esquema efectivo de procuración e impartición de justicia nos pega a todos(as), porque estos flagelos y delitos de lesa humanidad no ven colores, ni extractos sociales, ni ideologías, pues todos(as) estamos expuestos a sufrir estas graves condiciones.

 

 

 

 

 

  1. Isidro Sánchez Piedra,

 

                                       Defensor de Derechos Humanos                             

 

Área de archivos adjuntos