En estas dos fechas tendremos las y los mexicanos una oportunidad más histórica de elegir a quienes nos representaran en el Congreso de la Unión y en las legislaturas estatales, y además también se elegirán a quienes nos gobernaran tanto en la federación como en los estados y en los municipios, pero no cabe duda que el 2021 es un año electoral decisivo pero sobre todo una responsabilidad de los ciudadanos(as) y de los partidos políticos quienes ya debieran estar trabajando para ganar la mayoría de escaños en la Cámara de Diputados(as) y así lograr un equilibrio en el ejercicio del poder público, porque si no se neutralizan los poderes la estabilidad del país seguirá en riesgo en agravio de todas y todos los mexicanos.

 

La clase política mexicana y de Tlaxcala deberán aceptar sus errores, y entender que ya vivimos otros tiempos, que el país requiere de nuevos actores políticos que fortalezcan cada una de nuestras instituciones, deberán actuar con responsabilidad y hacer un serio análisis respecto a sus actividades donde ya han gobernado y reconocer que no han dado ningún resultado,  ya no podrán repetir las mismas dosis de simulación, de burocracia y de corrupción, pues los estados y municipios han estado por décadas abandonados por sus autoridades pues no existe la reactivación económica, ni mucho menos la obra pública tan necesaria para el país; se presume que Tlaxcala no tiene deuda pública, y efectivamente no tiene deuda, pero a costa de desempleo y de muchas carencias ya que nuestros gobiernos pasados y presentes han preferido regresar los recursos públicos a la federación que ejercerlos en proyectos innovadores, de impacto, y de gran beneficio para los ciudadanos en estado de vulnerabilidad, siendo así las cosas no hay deuda pública, pero tampoco desarrollo, nuestro estado sigue estancado en una crisis económica que no le ha permitido ser autosuficiente.

 

Los retenes anticonstitucionales se observan en los 60 municipios del estado de Tlaxcala, las irregularidades y los actos de corrupción se observan por donde quiera, pues los delitos se siguen cometiendo durante las 24 horas de los 365 días de cada año y nadie los frena, las agencias del Ministerio Publico en todo el estado se dedican a todo menos a cumplir sus más elementales obligaciones, pues ante la ausencia de una real y autentica vigilancia ciudadana siguen cometiendo actos de burocracia de injusticias y de corrupción, y ¿Porque sucede todo esto amable lector?   Porque nosotros la ciudadanía hemos permitido que lleguen a la gubernatura del estado, al Congreso del Estado, a las presidencias municipales y a las presidencias auxiliares de comunidad, personas improvisadas, sin capacidad de respuesta, sin valores y sin convicción de servicio, prioritariamente han llegado al poder hombres o mujeres que anteponen sus propios intereses a los de la ciudadanía, quienes la ambición de poder los convierte en autoridades irresponsables, burocráticas, omisas, corruptas e irrespetuosas de nuestras leyes, sin producir absolutamente nada de beneficios hacia la población durante el trienio o sexenio. En estos diez meses que nos quedan del año 2020 debemos de pugnar para que se diseñe la creación de un grupo de ciudadanos(as) como un ente de carácter descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio, organismo autónomo que sea creado para vigilar y supervisar las actuaciones de los servidores públicos, tanto federales, estatales y municipales, y exigirles el cumplimiento de sus deberes y más elementales obligaciones.

 

Estamos convencidos de que estas propuestas no encajan en lo más mínimo en los tres niveles de gobierno y se optara una vez más por la creación y subsidio  de organismos al servicio del estado, que solo engrandecen las prácticas de simulación porque no están al servicio de las y los ciudadanos, sino al completo servicio del gobierno del estado, como lo son el CONEVAL, la CONAPRED, la CONAMED, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y las 32 comisiones de derechos humanos estatales, organismos simuladores al servicio de los gobiernos en turno.

 

De fuentes fidedignas de crédito se tiene conocimiento que un grupo de ciudadanos(as) durante catorce meses y lo que resta del año 2020 están realizando un monitoreo permanente en el ejercicio de las actividades federales, estatales y municipales, con el objetivo de dar a conocer públicamente un resumen de las supuestas actividades de los servidores públicos en el mes de noviembre del presente año, donde se informara quienes están realmente trabajando y si sus programas han sido de ayuda o significado algún tipo de desarrollo para el estado.

 

 

 

  1. Isidro Sánchez Piedra,

 

                   Defensor de Derechos Humanos