Estamos a unos cuantos meses de que los electores del estado de Tlaxcala sean visitados por decenas de aspirantes a ocupar un cargo de elección popular de los diversos partidos, algunos durante los trece meses pasados comenzaron anticipadamente hacer ruido mediante las redes sociales difundiendo diversas encuestas con dados cargados, sin embargo muchos son los aspirantes(as) y pocos serán los elegidos y/o seleccionados para ocupar las candidaturas a gobernador del estado, diputados federales, diputados locales, presidentes municipales y presidentes de comunidad, incluso, los llamados partidos de la derecha ya demostraron en los hechos su incapacidad para gobernar y hoy nuevamente los electores tendrán una oportunidad más de elegir a sus gobernantes y representantes, nos llama poderosamente la atención de que algunos partidos políticos en la retórica intención mencionan posibles alianzas pero a trece meses de mencionarlas nada se ha consolidado respecto a este tema, lo ideal sería que los dirigentes nacionales y estatales de los partidos políticos pensaran y actuaran con responsabilidad social, eligiendo a sus precandidatos hombres y mujeres de los diversos sectores sociales e incluso considerar a los líderes sociales, sabemos que algunas organizaciones sociales de Tlaxcala ya se han acercado con algunos partidos políticos ofreciendo la construcción de una alianza con el objetivo de que se consideren las candidaturas ciudadanas y/o externas como ellos les llaman, sin embargo en trece meses estas intenciones no han arrojado ningún resultado positivo porque a pesar de las circunstancias que se viven en el país hay resistencia a generar nuevos cuadros que les permita crecer, prefieren seguirle apostando a los mismos de siempre aun cuando los resultados sean cada vez más catastróficos, llevándose entre sus malas decisiones a millón y medio de tlaxcaltecas.

 

Nos preocupan estas indecisiones de los partidos políticos distintos a los que en la presidencia de la república se encuentran, puesto que  ya cumplimos los mexicanos trece meses de sufrir un gobierno federal sin rumbo, sin proyecto político y violatorio a los derechos humanos, con cero crecimiento económico, un gobierno, que ni con la implementación de la guardia nacional ha sido suficiente parar la escalada de violencia en todo el territorio nacional, es alarmante el crecimiento de homicidios dolosos y de feminicidios, y seguirán por cinco años las mentiras del desarrollo. Urge prepararse y construir juntos un proyecto alterno que sea capaz de satisfacer las necesidades más indispensables de las y los mexicanos, que garantice empleo bien pagado, atención de la salud con calidad y eficiencia, que de una vez por todas la seguridad pública sea efectiva, eficaz y contundente, que el sistema de justicia sea apegado a derecho, sin burocracia y sin corrupción, entre otras grandes alternativas de solución para los diversos sectores de nuestro país.   

 

En catorce entidades federativas habrá elecciones en junio del 2021, y en lo que se refiere a Tlaxcala, estarán en juego la gubernatura del estado, tres diputaciones federales, 15 diputaciones locales, 60 presidencias municipales y más de 400 presidencias de comunidad, lo ideal sería que todos los tlaxcaltecas impulsáramos candidaturas ciudadanas, externas o independientes, sin embargo la pobreza ancestral y patrimonial es un gran impedimento para lograr incidir en las políticas públicas como un derecho constitucional,  primero las precandidaturas, después las candidaturas y por último los cargos de elección popular, son espacios inalcanzables para los ciudadanos, por lo tanto se vislumbra que seguirán sin representación en las instancias de gobierno, porque nuevamente los procesos electorales serán campo fértil para que se filtren en los cargos de elección popular trepadores, oportunistas, caciques, delincuentes y cualquier gente si escrúpulos que lo único que hacen  de la política pública es su modus vivendi, así que nuevamente muy respetuosamente se les hace un llamado a los dirigentes nacionales y estatales de los diversos partidos políticos para que reconsideren su proyecto e incluyan dentro de su pretendida alianza las candidaturas externas y/o ciudadanas.

 

Isidro Sánchez Piedra,

 

Defensor de Derechos Humanos