Por décadas hemos padecido la corrupción del Sistema Penitenciario en México, pues los ríos de dinero público que según dicen se dedican a la Readaptación Social de quienes violentan e infringen leyes federales y estatales, hasta ahora no rinden frutos, ya que los métodos y prevenciones gubernamentales nunca han funcionado a pesar de que los tres niveles de gobierno siempre han contado con especialistas en la materia, el problema principal en los 32 estados incluyendo la Ciudad de México y Tlaxcala, es el trafico despiadado de influencias, el costo millonario para vivir con comodidades y protegidos, miles y millones de pesos se pagar por concepto de una carta de recomendación y hasta el acompañamiento personal del servidor público de las personas que desean obtener una plaza empleo en las cárceles federales y estatales del país. Ejemplos como la extorsión por parte de guardias, la ilegal imposición de confinamientos en solitario que resulta en una manifiesta violación a los derechos humanos de los internos durante periodos indefinidos sin razón o motivo alguno, el abuso sexual y sangrientas golpizas a menores son sólo unos ejemplos de tortura que siguen llevándose a cabo en este país.

 

Los problemas por los que atraviesa la realidad penitenciaria van más allá de la estricta y comprometida supervisión de los ordenamientos normativos en los que se enmarca la responsabilidad penitenciaria, pues son los presuntos servidores públicos quienes nunca se ven obligados(as) a realizar y cumplir con sus más elementales obligaciones, nos referimos en específico a la SEGOB Federal y a los gobernadores de cada una de las entidades federativas del país, en la gran mayoría de los centros penitenciarios las personas que desean ser buenas y Re adaptables lo logran, pero los que NO, salen de las prisiones peor que como entraron; hace algunos meses un prestigiado medio de comunicación televisiva dio a conocer una serie de irregularidades preventivas en cada uno de los centros penitenciarios pero también denuncio como muchos delincuentes siguen operando desde las diferentes cárceles del país en contra de la sociedad que les da de comer, que desagradable cuando individuos que están fuera y dentro actúan de esta manera, se dice que con apoyo de organizaciones de la sociedad civil apoyan la rehabilitación de los internos sin resultados ninguno, y los miles de millones de pesos dedicados a este rubro donde quedan, estas y otras labores son muy delicadas y deberían de ser realizadas y ejecutadas por personas de convicción de servicio y/o especialistas de la materia, los llamados custodios deberían de realizar actividades de servicio social y no solo de vigilancia o impulsar la corrupción que impera en este tipo de centros de readaptación, considerando que de cada diez recluidos nueve son inocentes, tanto el gobierno federal como el de cada entidad federativa del país están obligados a ser transparentes y eficaces en todos los rubros de la administración pública de México, y a los futuristas políticos enviarlos a la calle para que con sus propios recursos privados realicen sus actividades que mayor les plazca y no continúen utilizando sus horas laborales en actividades de proselitismo político que a nadie beneficia sin embargo estas actividades las practican a diario desde el presidente de la republica hasta las autoridades locales descuidando los servidores públicos sus más elementales obligaciones, los buscan en sus oficinas y nunca están mucho menos se les ve productividad alguna pero eso si su quincena está asegurada mientras que millones de mexicanos(as) deambulan todos los días buscando un trabajo que nunca han encontrado, a pesar de que se dice que existen subsidios para la desocupación en México, pero hemos monitoreado durante casi tres décadas las 32 entidades federativas del país y ninguna aporta un solo peso para este noble propósito. 

 

En los últimos veinte años hemos sufrido con preocupación y ocupación que cada día la espiral de violencia crece cada día más, miles de desaparecidos(as), miles de cuerpos de personas que aparecen en fosas clandestinas, ya los asesinatos han aumentado en los 32 estados de la república mexicana, y el gobierno ha sido incapaz para investigar, perseguir y castigar a los delincuentes para ponerlos en prisión y los entendemos porque las prisiones al menos las más grandes podrían reclutar muy poca delincuencia pues sumemos el tema de la sobrepoblación en las cárceles del país, ya que en muchos casos es mayor al 100 por ciento. Esto, en palabras llanas, quiere decir que cuando menos la mitad de los internos de los centros carcelarios no tiene una cama en donde dormir. Este aspecto provoca situaciones de  hacinamiento y promiscuidad entre los internos; dadas estas condiciones es inadmisible que el gobierno piense meter en las prisiones a más de Ciento Veinte Millones de mexicanos en ninguna parte del mundo podría ejecutarse esta acción, las prisiones son para unas cuantas personas en un país y/o entidad federativa, y no para miles y miles cada año, con el argumento de que el gobierno a toda persona la ve como delincuente, habría que analizar y reflexionar qué tan honorables son las policías en México y en Tlaxcala porque si los tres niveles de gobierno en su gran mayoría son delincuentes estos nunca podrán investigar y castigar a otros delincuentes y lo único que están haciendo en su gran mayoría el gobierno es justificar los miles de millones que se gastan para estos fines y seguirse conservando en el poder. 

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA