Amediados del siglo pasado, un emigrante alemán, bajo el seudónimo de B. Traven, escribió una novela famosa que también se convirtió en película: La rebelión de los colgados.

 

 

Traven relató un fenómeno desconocido para la mayoría de los mexicanos: las terribles condiciones de esclavitud en que vivían los trabajadores chicleros de las selvas de Chiapas y su protesta violenta. Sesenta años después de publicado el libro, la rebelión del EZLN recordó a la nación la discriminación y explotación en que seguían viviendo los indígenas en ese mismo lugar.

 

Hace días, 500 soldados y policías federales cercaron y atacaron el pueblo de Atzitzintla, en el estado de Puebla. El resultado: decenas de pobladores, policías y autoridades municipales, alcalde incluido, apresados. Todos ellos presuntos responsables de asesinato, robo de combustible, extorsión y resistencia.

 

El relato de lo ocurrido nos habla de todo un pueblo, asociado con Los Zetas en armas —desde machetes hasta AK 47— y dedicado al robo y venta de combustible. Fenómeno social que también está presente en Tecamachalco, Acajete, Acatzingo, Palmar de Bravo... Un total de 29 municipios del oriente poblano.

 

Y no solo en el estado de Puebla funcionan municipios autogobernados, también en Chiapas, Guerrero, Michoacán, Jalisco, Tamaulipas o en la Sierra Madre compartida por Durango y Sinaloa.

 

Pueblos rebeldes, sin ley, insumisos a las autoridades locales. En guerra abierta contra el gobierno federal que sobreviven bajo códigos impuestos por los delincuentes, en un territorio salvaje que crece por todos lados en el país.

 

Así que, mientras la partidocracia se divierte negociando nombramientos, contratos y privilegios en la capital del país, muchos mexicanos de los pueblos, acosados por el desempleo y la violencia, acuden al delito como forma de vida, carcomiendo irremediablemente la convivencia y la paz.

 

Si ayer fue la Rebelión de los Colgados, hoy es la de los gomeros, los sicarios y los huachicoleros.

 

El círculo empieza a cerrarse...

 

alvalima@yahoo.com

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA