Izquierda y Derecha son términos que sirven de brújula para tomar una postura política. Muchos la consideran como un anacronismo, y que pronto dejará de tener vigencia. Lo cierto, es que la gente, los medios y los partidos políticos la siguen usando con mucha frecuencia, probablemente si tener una idea clara de lo que esto significa, pero sí como un referente para decirse a favor o en contra de algo.

 

Ahora bien, revisemos su origen, y para ello utilizaré el acertado comentario de Otman Dominguez (que pueden seguir en Facebook) en este hace una pregunta: « ¿Qué es la Izquierda Política? Su nombre históricamente viene de la Revolución Francesa, el lugar donde se sentaban, aquellos que querían cambiar el sistema político de la Época. Generalmente era anti-Iglesia, anti-monarquía, etc. Muchos de sus partidarios eran los llamados Jacobinos.» A la derecha, porque ese era el lugar de honor, aquellos que estaban a favor del clero, la monarquía, y en pocas palabras, quienes estaban en contra de un cabio radical.

 

Los contextos presentan muchas variables en el desenvolvimiento de los acontecimientos, por lo tanto, aparentemente, estar en uno u otro lado del espectro político se presta a confusiones pues decirse de uno o de otro se interpreta más por las circunstancias que por principios. Y es aquí donde haré un esfuerzo por tratar de resaltar principios entre uno y otro, que se pueden presentar flexibles dependiendo del contexto histórico pero que prevalece a lo largo del tiempo.

 

El primero, libertad e igualdad. La izquierda es partidaria de la igualdad, y de la igualdad de resultados, es decir, independientemente de las acciones de las personas, busca que todas estas estén iguales; no importa si hay unas que se esfuerzan más que otras, o utilizan sus talentos de mejor manera, debe existir igualdad y para ello utilizarán la legislación y la fuerza del Estado, esto es la igualdad mediante la ley.

 

La Derecha es defensora de la libertad, cada persona será respetada en su proyecto de vida, utilizará sus talentos y esfuerzo para salir adelante o no. Para esto la ley debe ser general y uniforme, pues lo que se busca es proteger a las personas de aquellos que no sigan las reglas y pretendan violar los derechos naturales; vida, libertad y propiedad, de sus semejantes. Es utilizar al Estado para garantizar estos derechos, esto es igualdad ante la ley.

 

Segundo, cambio radical y tradición. Para estas diferencias me serviré de algunos comentarios de Ulises Bacilio (que pueden seguir por Facebook). La izquierda busca constantemente cambiar las cosas, romper con el pasado y empezar de cero. «Ser de izquierda, significa ver al mundo como corrupto por todos lados, y que existe una línea infinita de corrupción y todo lo que se ha construido está mal, y debe ser reconfigurado.» Quiere romper con las tradiciones y la herencia de nuestros padres para empezar algo “nuevo y mejor” que muchas veces termina replicando lo vicios y desgracias que el mundo más antiguo ha vivido.

 

La Derecha acepta el largo legado de muchas generaciones, de siglos de experiencia, que le han permitido al hombre construir las más grandes y maravillosas ciudades y los más sublimes y útiles inventos en pro de una mejor forma de vida. Subirse a hombros de gigantes para lograr esto. «Estos gigantes son héroes, sabios, personas que llevaron a la humanidad más adelante, muchos físicos, artistas, científicos han dicho: "si puedo ver más lejos, es porque estamos parados en hombros de gigantes", todos estamos parados en los hombros de gigantes, desde los que inventaron la pesca, hasta la máquina de vapor, el internet, y la medicina moderna.» Es reconocer una moral objetiva alimentada por generaciones y que sirve para vivir en libertad.

 

Tercero, tribalismo e individualismo. La izquierda tiende a crear conflicto, históricamente ha visto con desdén a quienes a sus ojos tienen “privilegios”, esto es, a quienes por una determinada posición social, económica, cultural tienen ciertas características que refleja una mejor forma de vida. Esto lleva a un constante enfrentamiento entre los diferentes grupos sociales, es la lucha de grupos; de clases cuando la batalla era economicista, de tribus ahora que es cultural. Esto lo describe perfectamente Jordan Peterson al diagnosticar la estructura axiomática de la izquierda, «tú eres básicamente tu grupo, tus grupos básicamente están en guerra, y la guerra es arbitraria, excepto en la medida que le sirva a tu grupo. Yo no creo nada de eso. Creo que ese es un camino seguro al desastre, creo que es una degeneración hacia el tribalismo y que pagaremos serias consecuencias. No solo porque nos vuelve al tribalismo, y las tribus luchan, la evidencia antropológica es abrumadora, sino también invalida el argumento que nos ha estado ayudando a superar lo tribal, que es la idea de que el individuo debe ser soberano. Así que yo creo que la guerra cultural se trata de cuál es el marco correcto en el cual ver la identidad humana, y cuál es la relación entre el individuo y el grupo en relación a esa identidad. Y la respuesta izquierdista es “Solo hay grupos y solo hay poder”.»

 

La Derecha defiende el individualismo, esto no significa estar aislado de la sociedad, como islas en el mar, sino un individualismo que observa y entiende cómo el individuo interactúa con la sociedad. Como lo menciona Peterson, con la idea de que el individuo es soberano y su relación con los grupos. Entiende que el individuo es un ser que mantiene lazos con sus antepasados, que le heredaron hábitos, costumbres, tradiciones y valores que le permite vivir en sociedad y que le son fundamentales para sobrevivir, esta es una moral objetiva útil para alcanzar la libertad, pues no se abandona a sus caprichos e instintos. Así lo menciona Ludwig von Mises «el hombre no es, como los animales, un títere obsequioso de los instintos y los impulsos sexuales. El hombre tiene el poder de suprimir los deseos instintivos, tiene voluntad propia, elige entre fines incompatibles. En este sentido es una persona moral; en este sentido es libre.» El individualismo es el respeto por el proyecto de vida de cada quien en la búsqueda de su felicidad entendiendo que para esto dependemos de los otros.

 

Por último, un cuarto punto, es la postura que tienen con respecto al Estado. La izquierda para cumplir los anteriores puntos sabe que necesita del Estado para hacer a los hombres iguales, e incluso así su pretendida igualdad es imposible. Aumentará facultades, creará burocracias, se inventará mil impuestos y regulaciones para hacer que la igualdad se realice. La Derecha, muy por el contrario, en la búsqueda de cumplir con los puntos anteriores sabe que es indispensable que el Estado se inmiscuya lo menos posible en la vida de los individuos, entiende que el Estado sirve para mantener el orden sobre aquellos que pretendan violentar a sus semejantes, y para evitar que este poder sea abusado lo limita y restringe su acción. El Estado limitado permite la libertad de las personas. Alexis de Tocqueville nos habla sobre lo realizable de estos dos principios «Pueden concebirse hombres que han llegado a un cierto grado de libertad que los satisfaga enteramente y en este caso gozarán de su independencia, sin inquietud y sin ardor; pero jamás constituirán los hombres una igualdad que les sea suficiente. Por más esfuerzos que haga un pueblo, nunca llegará a hacer las condiciones iguales en su seno; y si tuviese la desgracia de llegar a ese nivel absoluto y completo, quedaría todavía la desigualdad de la inteligencia que, procediendo directamente de Dios, jamás se someterá a las leyes.»

 

Estos cuatro puntos pretenden resumir lo que es la izquierda y Derecha política, podemos concluir que la izquierda busca ante todo la igualdad, la Derecha buscará sobre lo demás la libertad. Dos formas de interpretar el mundo y de las cuales se desprenden diferentes formas de actuar, teniendo obviamente, resultados distintos entre una visión y otra. Y si no lo sabía, ahora lo sabe.

 

Síganme en:

Facebook: Carlos Montiel Ordoñez

Twitter: @CarlosMontOrd8