(Primera parte)

 

Hoy el Baúl de los Recuerdos se abre para  recordar que este 30 de agosto se cumplirán cien años del asesinato del General Domingo Arenas Pérez, ocurrido el 30 de agosto de 1917, a manos de gente de Emiliano Zapata, quien se sintió traicionado cuando Arenas comenzó a tener pláticas con Venustiano Carranza. Por este motivo, es importante tomar en cuenta la invitación a los organizadores del desfile del 30 de agosto y sobre todo al Comisariado Ejidal de Zacatelco, para evitar  llevar mantas que alaban a Emiliano Zapata, tal como ha sucedido cada año.

 

Por este motivo, este lunes, en rueda de prensa, el Gobierno Municipal de Zacatelco y autoridades estatales presentaron el programa del Centenario Luctuoso del General Domingo Arenas Pérez, el cual contempla actividades deportivas, recreativas y culturales.

 

El Presidente Municipal, Tomás Orea Albarrán, comentó que esta conmemoración es el resultado del trabajo coordinado con los tres poderes de gobierno, los cuáles se han sumado a las actividades que se realizarán en las respectivas fechas.

 

El alcalde informó que las actividades se llevarán a cabo del 27 al 30 de agosto, entre las cuales se encuentran una expo ganadera, la muestra gastronómica empresarial, una carrera de caballos, la competencia de la vaca más lechera, un curso de industria láctea y la develación de 10 obras del pintor zacatelquense Virgilio Morales Achac, referentes al General Domingo Arenas.

 

El día martes 29, las actividades se realizarán en la Colonia Domingo Arenas donde habrá un desfile, una carrera ciclista, danzón y un cuadrangular de fútbol.

 

Finalmente, el miércoles 30, se llevará a cabo la Sesión Solemne de Declaración de “Zacatelco Capital por un Día”, un desfile por las principales calles del municipio y la develación de la placa conmemorativa.

En la rueda de prensa estuvieron presentes Mary Cruz Cortés Ornelas, magistrada de Tribunal Superior de Justicia; Liliana Zamora Poiré, directora del Archivo Histórico del Estado y Armando Díaz de la Mora, director del Museo de Arte de Tlaxcala. 

 

Como todos sabemos Domingo Arenas Pérez nació el 4 de agosto de 1888, en Zacatelco, en un domicilio conocido como  Crustitla  en el barrio de  Axala.

 

Al respecto Ángel y Lidia Arenas Maldonado, nietos del general Domingo Arenas, e hijos de Patricio Arenas Morales  -hijo del general Arenas-  comentan que su abuelo nació en una casita muy humilde que se encontraba en un predio que actualmente está ubicado en la Calle Cinco de Mayo, entre la calle Axala y la avenida Reforma de la sección segunda de Zacatelco y agrega este predio se lo heredó a mi  papá Patricio Arenas, y él a la vez nos dio ahí un lote para construir nuestras casas. Para corroborarlo, saca su acta de nacimiento digital, donde comprueba que se llama Ángel Arenas Maldonado, que vive en el barrio de Crustitla y que su abuelo paterno fue Domingo Arenas Pérez. Con esta información se reafirma que el General Arenas nació cerca de la Capilla de Guadalupe, mejor conocida como Capilla de Cuatro Caminos. Por desgracia, no queda ningún indicio de la casa donde nació el General. En el lugar, existen construcciones modernas que dan alojamiento a algunos de los nietos de Arenas. Ojalá algún día en el lugar indicado se pusiera  una placa para que todas las personas conozcan donde nació el General Domingo Arenas Pérez.

 

Por otra parte, se sabe que fue hijo de Francisco Arenas, quien hasta donde se sabe no tenía tierra propia, por lo que se ocupaba como jornalero en las haciendas de la región y de Margarita Pérez   quien lo tuvo cuando tenía 27 años de edad, de ocupación ama de casa. Con el paso de los años vendrían dos hijos más: Emeterio, del cual se desconoce su fecha de nacimiento y Cirilo, nacido el 9 de junio de 1859. Entre el año de nacimiento de Domingo Y Cirilo median siete años, razón que hace pensar que Emeterio haya sido el segundo hijo, lo que también indica que para los estándares de esos tiempos la familia Arenas no era numerosa.

 

Domingo Arenas  asistió a estudiar por lo menos dos años, en la Escuela “Ignacio Zaragoza,” -que por cierto es la primera escuela de la zona sur del estado- donde el maestro Graciano Morales le enseño a leer y escribir. Además, de ser un niño muy sagaz era inteligente y se dice que entre sus habilidades figuraba  la de escalar la torre de la Parroquia de Zacatelco. Su origen humilde, tal como era la condición de la mayoría de las familias de Zacatelco,  lo obliga a trabajar desde muy joven desempeñando actividades como:  campesino, domador de caballos en el Rancho Guardia, panadero, repartidor de pan y  obrero de las fábricas La Covadonga, La Carolina, El valor, Los Molinos, La concepción.

 

Al paso de los años Domingo Arenas se casó con Francisca Morales, con quien procreó  a sus tres hijos Domingo, Felipa y Patricio Arenas Morales, así como de su descendencia, es decir, los nietos y bisnietos del General Arenas.  

 

Bibliografía:

La muerte de los Arenas;  Autor: Cándido Portillo Cirio. Editorial Cazatmex

La Revolución entre los volcanes; Autor: Mario Ramírez Rancaño.

Boletín informativo de la dirección de comunicación del H. Ayuntamiento de Zacatelco.