El instrumento con que la globalización atemoriza

hiere, mata, roba, desangra marca la mente y la vida;

es el cuchillito de las tasas de interés

desde hace mas de 300 años cuando las iglesias del cristianismo

aceptaron ser socios en

occidente otorgando la bendición a la nueva esclavitud

al clasificar a naciones y personas como deudores y acreedores…

Así. El dinero no solo sirve para “invertir” sino también para sobornar,

motivo por el que no ha sido suprimido,

para mantener en el anonimato este crimen de economía contra la humanidad…

En la globalización las “republicas al revés” y los “gobiernos invertidos”,

junto con los medios masivos de comunicación

cumplen una siniestra tercera función

fatalmente: incomunican, intrigan y violentan…

Pablo Hughes Reyes (Uruguay 1946)

 

Un abrazo a Brasil en estos momentos de represiva violencia de la Globalización vendiendo “pedacitos” territoriales de 100,000 hectáreas a los corporativos extranjeros… para mantener el atractivo al monstruo del apocalipsis…

 

REFLEXIONES.

REMESAS DE LOS MEXICANOS DESDE EUA, LA SALVACION DE LA BALANZA DE PAGOS. Durante enero-marzo las remesas de trabajadores mexicanos (los héroes) sumaron $7,035 millones de dólares ($28,000 mdd al año, resultado de 23 millones de envíos trimestrales en promedio de $300 US). Mientras, por concepto de utilidades e inversiones externas, funcionarios y empresas en México sacan más de $25,000 mdd (los villanos)?!

 

LA NUEVA HISTORIA DE MEXICO. LUIS FERNANDO GRANADOS SALINAS (México 1968), en su nota “López Obrador y la historia mexicana” (mayo 2018), expone lo que a continuación se cita, con comentarios de Pablo Hughes Reyes (Uruguay 1946). Felicito al profesor Granados y doy una disculpa anticipada por errores involuntarios al interpretarlo e invitándolo en desagravio venir con su luz a Tlaxcala: Cuna de México…

 

Hughes: resulta interesante hablar de 2 personajes: Granados, talentoso investigador de la historia de México quien escribe acerca de AMLO, un actor de la vida nacional que debe ser observado como “líder” y no como ente de la psicología en un texto de historia.

 

Aquí, Granados, se sale del análisis histórico para centrar algunas de sus palabras en la “conducta” de la persona que está frente a una encrucijada de desarrollo para México, después de 40 años de negación de la historia popular; no populista, sino analizada la vida nacional como oportunidad de permitir a la población aprender a participar en la democracia después de décadas de costosos maniqueísmos institucionales de las 3 elites mexicanas cuyas actuaciones han llevado la vida nacional a la “anti-historia” por no ser la nación quien la escribe sino suceder dentro de un ambiente de limitaciones y distorsiones económicas, políticas, culturales y sociales coptando el desarrollo de la historia como evolución social y convirtiéndola en “involución” por estar llena de obstáculos gobierno/empresariales en un ambiente de pobreza y ciega-sorda-muda anarquía social sin objetivos de superación humana.

 

Habrá que ver los resultados durante los años 2019-2024 y sucesivos, sujetos a la critica de quienes siguen suspirando aun por Europa, después de 500 años de mentiras, verdades, muerte y robo porque todo esto es el comercio mundial y la globalización como etapa superior del capitalismo contemporáneo (Hughes).

 

Dijo, el profesor Granados que: por rimbombante, la manera de Amlo al establecer el significado de su victoria— habría que acarrearle acusaciones.

 

Hughes: después de resistir AMLO 18 años de descalificaciones en lucha desigual; merece reconocimientos. Mas (algunos economistas de Tlaxcala, dicen que) hay que estar alertas ante “trampas al gobierno entrante y a la democracia mexicana” al reconocerle su triunfo electoral por conveniencia para no dejar de recibir sus utilidades empresariales y entregarle  la presidencia de la república, porque bien podrían haber inventado y ejecutado algún plan binacional con EUA para impedirlo…?     

 

Granados: afirmar que el primero de julio comenzará la cuarta “gran transformación” de la historia mexicana parece propósito de alguien ávido de poder porque no hay modo de saber cómo ni cuándo comienzan las revoluciones. Si aún Francisco I. Madero se equivocó en el cálculo —incapaz de controlar la voluntad de Calixto Contreras (Mx 1862-1916) et allis (y otros)—, es obvio que cualquier transformación del país, no puede ser prevista y anunciada… por más perspicaz que sea el oráculo.

 

Hughes: Amlo, sin ser experto puede como cualquier mexicano interpretar la historia según su propia visión buscando engrandecer a México… Ya al respecto, John Womack (EUA 1937), dijo su propia interpretación del fenómeno Amlo/Morena. El profesor Granados admitirá que la “historia oficial de México” está llena de distorsiones y que, el inicio de Amlo en la historia nacional, que él mismo ha encabezado visitando innumerables poblaciones que, sin saberlo consumen mercancías que están empoderando a sus verdugos empobreciéndolos desde hace mas de 40 años. Con sus actos Amlo está negando esa la “otra historia”, la falsa y virtual de los medios masivos de comunicación con innumerables “crímenes sociales y de economía” contra la nación que nadie castiga al estar hundiendo a los mexicanos lentamente en una mutilación intelectual, científica y productiva.

 

Hughes: el aterciopelado triunfo donde “si parece saber contar votos el INE” huele a trampa montonera para 2019-2024? Alertas hermanos porque le pondrán muchos obstáculos internos y externos…!. No olvide, el enemigo de México no está afuera, está adentro…!

 

Continua Granados: es imposible no reconocer que el éxito de López Obrador tiene algo de (magia/fe, Hughes) pathos: una retórica extraña en el contexto político, tan contaminado por el lenguaje de mercadotecnia de las “ciencias” políticas. (“pathos” del griego con varias acepciones; es uno de los tres modos de persuasión en la retórica, utilizando los sentimientos humanos para afectar el juicio de personas (Aristóteles). Otra persuasión es el “Ethos”: el conjunto de costumbres, carácter, personalidad y moralidad de personas y “Logos” es la palabra, razonamientos, el discurso. Wikipedia).

 

Hughes: América Latina, navega entre montañas y mares de mentiras desde hace 500 años, donde se llama “conquista o encuentro” a hechos no develados aun como lo que fueron: genocidio/holocausto/robo de Castilla/España/Europa en complicidad con Europa contra los pueblos de América…

 

Granados: Vincular Amlo el presente con la historia, a veces para pasear alguna erudición decimonónica, tiene mérito toda vez que implica un entendimiento a largo plazo de los problemas del país y también, una manera de enfrentarlos. Ningún otro dirigente político ha insistido con tanta claridad en situar la coyuntura electoral de 2018 en el curso de historia mexicana.

 

Granados: la alianza entre el PRI, el PAN y el PRD no es un accidente sino que se trata de un proyecto conjunto (depredatorio de la globalización, Hughs) que avanza y se consolida desde 1980. Así entonces la afirmación lópez-obradorista constituye una interpretación de la historia mexicana de que las guerra locales (e internacionales) de la independencia, la reforma y la revolución fueron coyunturas de  movilización popular generalizada que redefinieron las relaciones sociales, económicas y políticas del país… (en 2 fuerzas encontradas elites/sociedad, dándole la victoria a las elites como resultado de los sobornos/corrupción que le da dimensión internacional al triunfo del actual modelo “global” por la complicidad con los EUA/Europa quienes a cambio otorgan “inversiones”, protección militar y endeudamientos sustentando la “modernidad” manipulando la “opinión publica” de un pueblo sometido a la pobreza e ignorancia cuya escolaridad promedio no es mayor de 9 años, por lo que les resulta fácil engañar, mentir, robar y mantener el subdesarrollo que han consolidado aceleradamente desde 1982, Hughes).

 

Granados: el centro del argumento, es que cada una de las coyunturas produjo un cambio social radical y significativo, y que en todos los casos el autor de esas transformaciones fue el “pueblo” de Nueva España-México. López Obrador piensa que los “mexicanos” han sido capaces de destruir órdenes sociales injustos y construir una realidad mejor para ellos y sus descendientes, exactamente lo que comenzó el primero de julio. Así lo anuncia el nombre mismo de la coalición electoral que lo respalda: es el “pueblo” unido el que hace la “historia” (y en la frase: “solo el pueblo, salva al pueblo…”; Hughes).

 

Granados: esta manera de entender el curso de la historia mexicana sigue siendo presa de los héroes de la vieja historiografía, porque comparte la ilusión de que las instituciones del Estado son logros de las revoluciones y sin embargo, recibe también la enseñanza de concebir al “pueblo” con acento en la movilización desde abajo, como historiografía marxista….

 

Granados: la visión de López Obrador se sitúa claramente contra las historiografías falsas de hoy, que no han sido más que ilusiones para subordinar las masas populares. Claro que este fenómeno sucede por la entrega de la economía, la concentración de la riqueza y la hipoteca de México, donde dos grupos empresariales con 3,000 empresas producen el 55%/PIB frente a 5 millones de changarros (95% total de empresas y 60% del empleo, Hughes) que resisten frente a los monopolios sin apoyos e innovación institucionales, contra los bancos quienes los obligan a cerrar al embargar sus activos y garantías; ¿hasta cuándo?

 

Granados: así la manera de entender Amlo el pasado mexicano, no repite los “tropos” de la historia oficial ni acepta los prejuicios; ello, es un modo de reivindicar la acción popular sin aceptar el culto a los dirigentes del pueblo, lo que puede parecer extraño dado el consenso acerca de la vertical autoridad en el seno de Morenal. (“tropo”: es la sustitución de una expresión por otra con sentido figurado. Los tropos han variado a lo largo de la historia de la retórica; entre los habituales están la metáfora, la alegoría, la hipérbole, la metonimia, la elocutio, la antonomasia, el énfasis, la ironía, etc. Wikipdia).

 

Granados: para decirlo en plata: para que cuaje la visión López-obradorista del pasado mexicano hace falta acabar con el antiguo régimen historiográfico todavía vigente en la toponimia, los programas escolares, en los estatutos públicos, los “símbolos patrios” y en las conmemoraciónes.

 

Granados: en consecuencia, hace falta transformar la manera en que se nombran las calles, las escuelas, los municipios y los Estados; revisar los criterios que permiten la erección de monumentos y se organizan las conmemoraciones públicas; revolucionar el modo en que se diseñan los cursos escolares, se protege el patrimonio y se afirma la “identidad” nacional comenzando por lo que tiene que ver con la independencia, la reforma y la revolución.

 

Granados: de otro modo, se corre el riesgo de que la “gran transformación” imaginada por López Obrador termine siendo insulsa y contra-producente como transición. Los daños ocasionados por la resistencia de los actuales gobiernos/elites a desmontar el aparato de símbolos del antiguo régimen se revelaron a propósito del bicentenario de la independencia y el centenario de la revolución y, no se limitaron a esas conmemoraciones.

 

Granados: las mentiras de Enrique Peña Nieto al anunciar la “reforma” energética, la persistencia del modelo de memorización en la enseñanza de la historia (al estilo “bancario de Freire), la creciente confusión entre turismo y patrimonio cultural, la cursilería del diseño del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México —esa equis tan patriótica—, son otras tantas formas priistas de influir en el modo de darle sentido a la realidad.

 

Granados: demoler ese edificio (Hughes: de mentiras) es urgente porque en los próximos años se cumplirán 500 de una guerra que estamos acostumbrados a imaginar como el “origen de la historia mexicana” y cuyo significado se encuentra en el centro de la cultura nacional (Hughes: como contra-cultura nacional). No habrá “gran transformación” si no destruimos el mote de “conquista de México”, como quienes en 1966 volaron la estatua de Miguel Alemán que estaba en la UNAM, y como quienes demolieron la estatua del “conquistador” Diego de Mazariegos en San Cristóbal de Las Casas festejando el año 500 del primer viaje de Cristóbal Colón en 1492 (ver foto al final).

 

Granados: dinamitar esa entelequia que conocemos como “conquista” de México es urgente, para construir una sociedad menos injusta. En primer lugar, porque esa palabra no explica los hechos ocurridos en Mesoamérica a principios del siglo XVI. En realidad, el relato que aprendimos en la escuela —y que se repite en la literatura, el arte, el “pensamiento” y aún la historiografía especializada, es una fábula inverosímil que poco dice acerca de la guerra que puso fin al dominio de Tenochtitlan-Tlatelolco en el centro del territorio que hoy es México. Más que un mito, es simplemente una mentira, de las más las grandes y más siniestras.

 

Granados: no creo, que haya que dinamitar el cuento que afirma que México o el “imperio” azteca fue vencido y conquistado en 1521 por Hernán Cortés o por sus “auxiliares” tlaxcaltecas o por el virus de la viruela porque falte a la verdad, o porque esté plagado de engaños narrativos y analíticos. Sostengo más bien que tiene que ser expuesto y tirado a la basura porque se trata de uno de los fraudes historiográficos más grandes jamás perpetrados; porque es una operación malintencionada que tiene el propósito de naturalizar la condición inferior y sometida de la gente de esta parte del mundo, legitimando de este modo la superioridad y el dominio de lo “blanco”, lo “europeo” y lo “civilizado” (Hughes: hoy encarnado por la globalización, las elites, el capital y el endeudamiento).

 

Granados: no pienso entonces que el problema sea de historia; es ante todo un problema político de hoy. Tal es la razón por la que el modo de recordar la aventura cortesiana de (Hernan) a partir de abril de 2019— está íntimamente relacionada con la “gran transformación” que Andrés Manuel López Obrador anda prometiendo en estos días.

 

Granados: señalar los absurdos del “relato” no es complicado. Basta leer con un mínimo de picardía las fantasiosas “cartas” de Hernán Cortés para sospechar que algo se oculta con tanto elogio en boca propia, en medio de tanto hacerle la “barba” al emperador, por debajo de tanto puente destruido y reconstruido durante la batalla del lago de Texcoco. Este tema lo aclara la profesora Marialba Pastor, en un artículo diciendo que las “Cartas” son la fuente primordial de la “conquista”, por lo que pone en duda el sentido de la leyenda, y se pregunta ¿cuál ha sido su función meta-histórica?

 

Granados: desde ahí será fácil encontrarse con trabajos que han comprendido que las cosas no pueden haber ocurrido del modo en que Cortés las relató y… excuse my French, han “deconstruido” las fuentes de quienes intentaron dar cuenta de la guerra de 1520-1521.

 

Granados: habrá que leer “Indios imaginarios e indios reales en los relatos de la conquista de México” (Universidad Veracruzana) de Guy Rozat, que destruye la Visión de los vencidos: Relaciones indígenas de la conquista (México, UNAM), la famosa antología de textos en náhuatl de Miguel León Portilla, que supuestamente contaba la historia desde el otro lado —pero no (…la veía desde Europa…? Hughes).

 

Granados: las obras que rehúsan someterse a la fábula cortesiana (y cortesana, Hughes) han ido aumentando. Entre las mas significativas se encuentran la tesis doctoral de Isabel Estrada Torres —“Los barrios indios de la ciudad de México: Un acercamiento al indio urbano, 1522-1650” (UAM); el artículo de María Castañeda de la Paz, sobre la nobleza mexica luego de su “derrota”;  últimamente el trabajo de Mathew Restall, When Montezuma Met Cortés: The True Story of the Meeting that Changed History, que ofrece una visión de conjunto de lo que en realidad fue la última fase de la guerra entre Tlaxcala y la confederación acolhua-mexica-tepaneca; y oros tantas investigaciones; no obstante el colapso demográfico (Hughes, y holocausto por avaricia), la adopción (Hughes, sometimiento al) del cristianismo, la invasión de animales y plantas euro-asiático-africanos y el establecimiento de las instituciones novohispanas.

 

Granados: durante muchos años, la ciudad de México celebró religiosamente la “victoria” de Cortés y sus valientes en la fiesta de Corpus y también en el día de San Hipólito (Hughes: como negación de que podría volver la muerte con monstruos de 6 patas, palos que matan con humo y truenos y luces brillantes que cortaban escudos, la piel y hablaban palabras desconocidas… Festejos eclesiásticos y de los comerciantes en la Ciudad de México con que también recibieron a los soldados de los EUA durante la invasión de 1848.

 

Granados: la “brillante” victoria de Cortés y sus valientes fue escogida para definir la “edad media” de México (Hughes: esto nos hace pensar que el Renacimiento europeo, se baso en el saqueo de la América indígena… embriagándolos de poder, oro, comercio, robo y crímenes…).

 

Granados: la celebración colonial buscaba afirmar la realidad del dominio español urbi et orbi; que era una manera de conjurar un peligro que nunca ha desaparecido del todo, el peligro de la ilegitimidad del orden colonial (Hughes: igual que la ilegitimidad de los EUA sobre la apropiación de territorios mexicanos, que remachan hoy con endeudamientos, sobornos y pobreza en complicidad con las elites mexicanas...).

 

Granados: no olvidemos que en el siglo XIX el mestizaje fue abiertamente un mecanismo para des-indianizar a los mexicanos y, no para mejorar su condición “euro-indígena”. Lo único que ha ocurrido es que ahora su propósito racista está escondido. La persistencia del cuento de Cortés y sus “valientes” en el imaginario mexicano contribuye por ello a preservar la idea de que la gente de esta parte del mundo tiene una relación fatalista con su presente, que es ridículamente supersticiosa, que lleva la violencia en la sangre, que es incapaz de adoptar la modernidad; modernidad, por supuesto, que es rubia…

 

Granados: lo que habita en el “tropo” de la conquista, es el colonialismo (psicológico y material, Hughes) encubierto con el vestido de historia nacional (Hughes: mismo fenómeno literario y legal que aplica España a Cataluña; hoy en dia desvergonzada, feroz y lleno de represión policiaca, financiera y política).

 

Granados: de ahí que indigne y ofenda el programa de la UNAM y la Universidad de Salamanca (Hughes: y en Tlaxcala-Mx) anunciados que buscan “celebrar” los “quinientos años de diálogo entre culturas”. La hipocresía historiográfica es quizá el peor de los pecados: si los organizadores quieren celebrar las andanzas de Cortés, que se atrevan a erigirle una estatua como la de Diego de Mazariegos en lugar de llamarle “dialogo” a la defensa del siniestro colonialismo.

 

Granados: de ahí, que sea necesario contar con un gobierno que impulse una “gran transformación” en la historia nacional, la historia de las calles y las conmemoraciones, la historia de los libros de texto y los monumentos para poder recordar con verdades sucesos antiguos. Precisamente porque son colonialistas son parte constituyente de esta crisis de valores mexicanos (Hughes: igual que la creación durante los últimos 40 años de las 3 elites, los sistemas culturales de frustración y derrotismo reforzados con la pobreza y la casi nula escolaridad…).

 

Entonces con disculpas al rey Felipe VI de España (Madrid 1968) un grupo de tlaxcaltecas, mexicanos, historiadores y economistas renunciamos a la “falsedad histórica 1519-2019” y denunciamos el genocidio/holocausto de Castilla/España contra mas de 15 millones de indígenas asesinados durante 300 años de abusos, robo y cobardía contra habitantes indefensos que fueron finalmente sometidos a la religión y la cultura europea de manera trágica y perversa. Gracias por el idioma pero, nos salen debiendo por miles de barcos con oro y plata que hoy aún drenan el patrimonio de los mexicanos en complicidad con las 3 elites creadas en México (política, empresarial y militar 1946-2018). Este es el reto moderno de la nueva historia de México, enfrentar: 40 años de mentiras y saqueos, donde la capacitación, ciencias y no corrupción darán los frutos que requiere la democracia nacional y competitividad de la economía.

 

Finalmente como una actividad de justicia para asear un poco la casa, se invita a los interesados a promover la Ley del Destierro, para eliminar dentro del territorio nacional la cantidad de personas que se han enriquecido deslealmente contra México generando pobreza intelectual, material con su corazón entregado a complicidades, obstruyendo la dignidad, derecho a la justicia, la libertad, educación, ciencia y bienestar social de la nación. Usted que opina…?!

 

Consejo Economistas y Ciencias de México, A.C.

“Ciencia es independencia para la democracia en la historia y la economía”  

Condado Tlapancalco. Tlx. MX.

 

GRABA3.JPG - 47.88 kB