Hoy es un buen día para iniciar un buen año en familia. Dado que estamos arrancando el 2019, solemos desear salud, dinero, amor, trabajo y bienestar; sin embargo, todo ello no son beneficios que caigan del cielo o que se puedan adquirir en alguna tienda. Cada uno de esos buenos deseos se trabaja día a día con esfuerzo, disciplina, amor y actitud positiva.

 

Luego entonces, si yo deseo tener buena salud, deberé revisar mis hábitos alimenticios, lo que significa que haré el esfuerzo por documentarme o informarme sobre el valor nutricional de las comidas que preparo o ingiero. Actualmente abunda la información al respecto, sólo hay que ser cuidadosos de la confiabilidad de las fuentes que emiten esa información. Es probable que en este proceso deba hacer otros esfuerzos para preparar los alimentos en casa en vez de comer fuera de ésta.

 

A menudo por las prisas y la falta de organización de nuestro tiempo, pretextamos “no me da tiempo”; sin embargo, debemos tener claro que la salud es asunto prioritario y debemos poner atención y dedicar tiempo para ello, ya que de no hacerlo es probable que nuestra salud se vea afectada.

 

El dinero tampoco llueve o aparece de la nada, es necesario trabajar y hacer importantes esfuerzos cotidianos para tener dinero y hacerlo rendir. Hay personas que madrugan y desde muy temprano están prestos y de buen ánimo para realizar sus diferentes actividades laborales o domésticas, mi reconocimiento para ellas. Si no estamos conformes con los ingresos obtenidos, entonces hay que identificar otras opciones complementarias a realizar para incrementar esos ingresos, lo que significa mayores esfuerzos, además de disciplina y responsabilidad.

 

Por otro lado, el amor es un valor que todos tenemos en mayor o menor medida. He escuchado a gente que dice no tener amor y se queja de su mala suerte y pareciera que disfruta contando a todos sus desgracias. Me queda claro que, el amor lo tenemos cada uno dentro de nosotros mismos, por eso el amor más importante es el amor propio. No pediré que otros me amen antes de amarme yo misma. Amarme a mí misma significa tener una alimentación equilibrada, no dañar mi cuerpo con sustancias nocivas, mantener mi cuerpo sano, darle dirección a mi vida, rodearme de personas con las que me identifico, practicar algún deporte o alguna actividad que me guste, cultivar mi lado espiritual, etc. Y todo esto requiere de esfuerzos y disciplina. De esta manera, en armonía amorosa conmigo misma, podré dar amor a todo ser vivo, sin estar pensando que soy la más infeliz del planeta.

 

Y así sucesivamente, todo lo que deseemos para este año nuevo, habremos de trabajarlo duro diariamente junto con la familia, pues no debemos olvidar que al interior de la familia se reproducen conductas, hábitos, actitudes y creencias.

 

¡¡Feliz 2019 para todos!!