Presiento que el PAN va a retirarse en Tlaxcala las chinguiñas mezcladas con telarañas, y no tarda vivir sus acostumbradas batallas internas para definir el rumbo que han de tomar en 2021.

 

Ojalá se libre de la presencia… malita de Adriana Dávila, quien luego de dos fallidas campañas a la gubernatura se dio cuenta que, a lo mejor no toda la gente la aclamaría como para aventarse un tercer turno al bate, ya con los años encima y tal vez con sus mejores momentos allá en esa senda transitada del modo que haiga sido.

 

Oh sorpresa, las dos… sus compañeras de mil batallas (algunos han de recordar el incidente de las chanclas en los delicados pies de la de Apizaco) Aurora Aguilar Rodríguez y Leonor Romero Sevilla, que acabaron siendo bloqueadas, combatidas, grilladas, por quien se hizo ultra calderonista (sin un final feliz), pueden ser las encargadas de retirar aquellas chinguiñas a las que nos referíamos comenzando la presente.

 SAGA26.jpg - 261.87 kB

Y ojo, porque la de Shhihuahua, (Lionor) ya porta el estandarte de México Libre, seguramente dado con todos los protocolos de la Derecha por su comadre y amiguis Margarita Zavala.

 

Hemos de ver si tiene la capacidad para hacer alianza con el PAN de Marco Cortés, y en un descuido hasta trepan a Dante Delgado Ranauro y su Movimiento Ciudadano (que ahora sí le ha ido de la patada), sin dejar de llevar su recogedor para ver qué restos del PRD les pueden ser útiles.

 

Pero les falta candidato.

 

Pues el Saga.

 

Finalmente tuvieron un amigo en común, Rafael Moreno Valle, quien aún en su ausencia los sigue uniendo, con esa visión entre positiva y angustiada de pegarle al PRI, bueno en estas elecciones, sus baterías se dirigirán en contra de Morena.

 

Y en la otra esquina

 

Ya con los guantes puestos y el apoyo de un entrenador sui géneris, la mismísima senadora Minerva Hernández Ramos, habría pactado otra alianza con Mariano González Jr., sí así es, en esta nueva oferta política a la que llamaremos afectada por la Pandemia.

 

Aquí lo interesante no solo es el talento de junior para seducir (políticamente) a la experta en presupuestos, sino lograr, aunque sea tantito que su apá el añoso hacendado indomable tenga por lo menos así de poquita estima hacia Mine (es que le agarró un odio….)

 

Dicen las malas lenguas que junior ha hecho siempre lo que ha querido, aunque la mayor parte de las veces las jugadas se le ceban. Y naturalmente su apá le arrima unas madrinas de su tamaño.

 

Genios y figuras hasta la sepultura.

 

Porque no nada más es estimular su querencia por la originaria de Texoloc, sino también buscar las reconciliación con Julio Cesar Hernández Mejía, quien aceptaría hacerse a un lado para no buscar la candidatura a gobernador, la cedería a Marianito, a ver si ahora sí gana con su apuesta Minerva Hernández, y sería el responsable de que Tlaxcala entero tiemble ante la pelea que se antoja de pronóstico reservado entre junior y Rafita Ortega, el torero diputado al que le salió lo voraz, y es la hora que no se da cuenta que entre más alto sube, la despanzurrada va a ser espantosa jeje…

 

A este grupo nada más faltaría Adriana.

 

Con ella se cerraría la pinza de la perversidad para:

 

1.- Apoyar a Minerva como candidata a gobernadora, acción en la que ya tiene práctica, en aquella elección donde su súbita alianza le costó chica descalabrada en las urnas.

 

2.- Apoyar a Marianito a la alcaldía, otra acción que tampoco le va a costar trabajo debido a las incontables veces que la panista abrevó de las mieles del marianismo y se benefició (a ella tampoco le salieron sus cálculos y seguido se caía de la mesa)

 

3.- Por tanto, la renuncia de la Dávila tiene que ser por duplicado: a gobernadora (ps ya no la apetece el respetable) y como aspirante a la alcaldía de Apizaco (así acaba uno…)

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA