Lorena Cuéllar Cisneros fue designada coordinadora estatal de programas de desarrollo, una especie de representante del Gobierno Federal que pondrá fin al despilfarro en las delegaciones federales, donde los delegados se daban vida de embajadores.

 

Es acaso una estrategia de Andrés Manuel para sobre exponerla, y quitársela de encima. Dar este poder, tan desconocido puede generar el distanciamiento entre la autoridad local y la soberbia guardiana de los intereses del gobierno federal.

 

Hay que ver cómo AMLO se sacudió a Barbosa en Puebla; lo dejo solo ante un Rafael Moreno Valle con quién pueden negociarse cosas tan interesantes como la buena relación con la maestra Elba Esther Gordillo.

 

- Conviene al nuevo régimen una aliada con sus propios intereses que pertenece a una dinastía enriquecida hasta el grado de ser número uno en propiedades sin haber trabajado para conseguirlas?

 

Bueno eso está por verse. Por lo pronto Cuéllar no asumirá funciones de legisladora, se prepara para administrar una imagen, de coordinadora de programas de desarrollo que está creciendo en forma inesperada y en un tiempo realmente corto.