CONSPIRANDO

 

No obstante lo anterior, creo que mi tercer lector estará de acuerdo con el que esto escribe en que no hay peor debate que el que no se da. En Tlaxcala, por ejemplo, pusieron a consideración del magisterio el calendario escolar de 185 o 200 días, la señal fue clara, había que “optar” por el de 200 días, al final el proceso resultó en una simulación de decisión; sin embargo, el hecho sirvió para que los docentes desde las escuelas impulsáramos el debate en el colectivo docente, para evidenciar el sistema de  incongruencias y mitos en el que se sostiene el sistema educativo. La oportunidad en esta ocasión es la misma, debemos asumir el debate del nuevo modelo educativo, hay que ser participativos, críticos y exigentes; sigo pensando que la mejor forma de combatir el régimen es desde las escuelas y en la comunicación cotidiana con la comunidad educativa.

 

Hacerlo sin la ingenuidad que reclama veladamente Aurelio Nuño, es decir, hay que cuestionar el sentido crítico que dice buscar en la educación básica cuando en realidad el avance que han impulsado es por disminuir los contenidos históricos, cívicos y analíticos, para sustituirlos con indicadores tecnocráticos que maquillan la realidad estilo el INEGI con el tema de pobreza.

 

Pero al hacerlo hay que atender la congruencia, tiene razón Ricardo Raphael investigador del CIDE, quien escribe en El Universal (21/07/2016) “Las tres frases más utilizadas en el salón de clase son: ¡Guarda silencio! ¡Pon atención! ¡Trabaja sentado en tu lugar!” Transitar de un modelo autoritario a uno basado en la libertad, reclama talento de los maestros y directivos escolares, el reto no es menor, debemos demoler mitos en torno de lo que sucede en las aulas y muchos de ellos tienen una cimiente de larga data, por ejemplo, el corte de cabello para los niños y jóvenes, así como el uso de faldas y calcetas para las niñas.

 

El debate deberá ser amplio, más allá de que sea apreciado o no por las autoridades educativas federales, la utilidad de éste deberá encontrarse en los propios colectivos docentes y con los padres de familia. Hay que enseñar a la comunidad escolar a luchar contra la corrupción y la impunidad.

 

De por ahi…

 

A propósito mi colaboración para mis dos lectores del pasado martes que se llamó “De puntitas”, algunos periodistas me mandaron mensajes, pensé que estarían enojados, por el contrario, me dicen que tengo razón y me dan datos. El problema es que ellos no se atreven a publicarlos, aquí jalaremos el hilo de la madeja para ver que sale.

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA

Add a comment

El pasado miércoles 22 de junio a las 15:30 de la tarde, personas libres se reunieron en la central camionera de Tlaxcala, lo hicieron convocados por las redes sociales e invitados por sus amigos, familiares y compañeros de trabajo. Participaron organizaciones sociales, que de manera legitima invitaron a sus afiliados. En la concentración y en la marcha vi a las personas que siempre nos reunimos, pero sobre todo a muchas otras personas que nunca había visto, personas libres que por voluntad propia asistieron a solidarizarse con el movimiento social que hoy sigue sucediendo en Oaxaca, que renace y nace en todo el país, para oponerse a una reforma educativa que no es, y para repudiar el autoritarismo y la violencia brutal del Estado.

Add a comment