Con gritos, porras y tambora simpatizantes del ahora diputado Covarrubias cerraban a su paso los principales accesos al palacio legislativo, provocando un caótico ingreso al mismo; así, invitados y los propios diputados electos retrasaron su arribo al Congreso de Tlaxcala. Al interior, se tornaba un ambiente de inquietud pues había invitados esperando desde las cuatro de la tarde o más y el evento dio inicio a la media hora después de las cinco de la tarde.

 

Al momento del pase de lista correspondiente la mesa directiva saliente en voz de la diputada Del Razo, menciono en su lista a la Lic. Inés Carvente Báez del PAC, y no a la priista Montiel Candaneda quien ya ocupaba una curul con un semblante desencajado y de temor. De esta forma atropellada y desorganizada remembro la diputada secretaria que pese a no existir un llamado del ITE, ellos ya se habían puesto de acuerdo para que no se les pasara ni un minuto más el arribo de la nueva legislatura.

 

La pregunta es, quién le indico al Instituto Tlaxclateca de Elecciones que tenía que entregar constancia de mayoría sabiendo que se esperaba el fallo final del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) referente a este asunto. La fuerza corrupta del priismo hace que las instituciones en México pierdan credibilidad y que sin duda trabajen de madrugada, pues las salas electorales correspondientes se contradicen, revisan y resuelven asuntos en menos de 24 horas.

 

Inconsistencias que generan dudas, enconos, desinformación y confusión entre los ciudadanos tlaxcaltecas, algo queda claro y es el berrinche terrible de los priistas al no permitir por ningún motivo perder lo único que habían ganado.

 

Por el bien del pueblo de Tlaxcala, que la legislatura entrante trabaje en favor de todos los ciudadanos, que se erradiquen las discordias partidistas los beneficios personales y de grupo, la sexagésima tercera legislatura es histórica, aludiendo al descontento social expresado el primero de julio en las urnas, la principal responsabilidad no es con sus partidos ni líderes, es con todos aquellos ciudadanos que añoramos mejores empleos, salarios, educación, una vivienda digna, no discriminación ni desigualdades cada vez con mayor pujanza.

 

Tratando de emular a sus semejantes federales, corearon algunos diputados la frase ya característica de los López obradoristas “es un honor estar con obrador”, sin que tuviera mayor eco, pues sonó bastante desangelado, pues más preocupados estaban por tomarse la foto que por corear al presidente electo.

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA