Por Patricio Lima Gutiérrez.

 

BEATR26.JPG - 110.59 kBCorrían los últimos días del mes de mayo de 1986, hace 34 años, y la ciudad de México destruida en sus edificios enigmáticos por el terrible sismo del 19 de septiembre anterior. en un restaurante de la famosa Plaza de la Republica, frente al Monumento a la Revolución, la tarde de ese día, la dirigencia nacional priista, declaraba Beatriz Paredes Rangel candidata única a la gubernatura de Tlaxcala, cuyas elecciones se celebraban en noviembre y el cambio de gobierno el 15 de enero siguiente (1987). La noticia, decisión del más alto nivel del Gobierno Federal, disgustó a la clase política tlaxcalteca en el poder local, ya que en ese entonces, el folclórico gobernador Tulio manejaba 2 o 3 cartas, entre ellas a Héctor Vázquez Paredes o bien Mariano González. En el último de los casos, cualquier otro menos Beatriz decían. la misoginia de entonces llegaba a tal grado que se inventaban un sinfín de pretextos para descartar a la joven política-oradora que ya había sido la legisladora local más joven, también diputada federal en ambos distritos, y la más joven también en contestar un informe presidencial, y según se describía con vínculos agrarios en Tlaxcala y el país. Con estudios de sociología en la UNAM, a Beatriz se le ubicaba como la cuota femenina para una gubernatura, ya que un año después, Griselda Álvarez dejaría la de Colima como primera gobernadora en México. Presidente de la República Miguel de la Madrid, se aseguraba que su esposa recién fallecida Paloma Cordero, impulsaba a la entonces diputada federal Beatriz Paredes. El 15 de enero de 1987, Beatriz protestaba para el cargo de seis años desde el patio principal de la escuela secundaria Lardizábal y Uribe, espacio convertido 25 años después en una mole de concreto con motivo de las celebraciones de 1810 y 1910 durante el gobierno de Héctor Ortiz, su pupilo principal durante varios años.

 

Titulada como socióloga 30 años después en la propia UNAM, la gobernadora más joven que ha tenido México ocupó cargos de lo más variado, de legisladora varias veces, diplomática en Brasil y Cuba, presidenta del PRI por votos de la militancia, subsecretaria de gobernación tres veces, defensora de grupos indígenas, y hoy a sus 66 años senadora por segunda vez. Dejo el gobierno de Tlaxcala nueve meses antes de cumplir los seis años, ya que se preparaba la candidatura al gobierno de quien la sucedió y hoy la acompaña en el senado, José Antonio Álvarez Lima.

 

beate2.JPG - 63.91 kBDos postres sin salida… del tema:

 

  1. Beatriz se opuso al desafuero de López Obrador en marzo del 2005 cuando priistas y otros sin serlo no lo querían en la boleta. A partir de entonces Beatriz colaboró con infinidad de artículos en El Universal.

 

  1. Beatriz siempre aspiro a la embajada de Brasil y lo logró siendo presidentes de allá Lula y Dilma, según información, grandes amigos suyos. Lástima que ni una sola palabra escrita haya dicho de ellos cuando cayeron en desgracia política.

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA.