ALTERNANCIA – ABSTENCIONISMO

 

ALTERNANCIA es un componente esencial de toda democracia moderna, es el triunfo electoral del otro, diferente al que gobierna, llámese partido o coalición México estuvo a un paso de alcanzarla en la polémica elección de 1988, ya que un año antes la cúpula priista se fracturó y la diáspora partidista llevo a la Candidatura de Cárdenas (Cuauhtémoc) por el Frente Democrático Nacional, que casi arrebata la Presidencia al PRI y su candidato salinas (Carlos).

 

Un año después en Baja California se lograba la primera alternancia en un estado con el PAN y su Candidato Rufo (Ernesto) Tlaxcala era gobernada por Beatriz Paredes quien cada año en su informe prometía reformas electorales pero nunca lo concretó.

 

La alternancia se presentaba en uno o dos municipios de 44 en total, la llegada de Álvarez Lima  a la gubernatura (15 Enero 1993) y su discurso de toma de posesión fue claro y contundente: Tlaxcala tenía que superar bajos porcentajes de votación en sus elecciones (abstencionismo) y también renovar la legislación para una mayor competencia electoral.

 

Y con ello la posibilidad de la alternancia en cargos de gobierno y mayor pluralismo en los de representación popular (Congreso Local y Cabildos Municipales). Así con la profunda reforma político electoral de 1994 abrió las puertas para que con irrupción de 16 nuevos municipios (1995) y la elección de sus autoridades un año después el PRI solo gano nueve y la oposición siete.

 

La homologación de las elecciones locales para 1998 y la apertura política y de medios de comunicación  a todos los partidos, más la candidatura común en la elección para gobernador más la postulación de un disidente priista a la gubernatura (Sánchez Anaya) y muchos más a Presidencias Municipales confirmó el pronóstico de un lastro anterior: 1998 alternancia en la gubernatura a favor de una coalición que tuvo como cabeza al PRD (más PT  y PVEM) lo mismo ocurrió en un tercio de las Presidencias Municipales.

 

A partir de entonces en Tlaxcala la alternancia y el pluralismo político es una constante en las elecciones locales

 

ABSTENCIONISMO elecciones con menos del 50 % de participación pueden ser legales pero no legítimas: eso ocurrió en Tlaxcala hasta la de 1992. La reforma de dos años después tenía también ese propósito con autoridades  electorales fuera del control gubernamental.

 

También la homologación de las elecciones de 1998 tenían esa intención política: que el votante tuviera en sus manos hasta cuatro boletas en una sola jornada electoral: de Gobernador,  Diputados Locales, Presidentes Municipales y la otra novedad; elección constitucional de Presidentes Auxiliares, después llamados (2001) de comunidad.

 

La participación de más del 66 % en esa elección histórica abrió la puerta a elecciones participativas a partir de entonces.

 

Las seis elecciones locales posteriores (2001, 2004, 2007, 2010, 2013 y 2016) han mantenido un porcentaje superior al 60 de participación incluso en las llamadas intermedias.

 

Tlaxcala es quizás en todo el país ejemplo de alternancia, pluralismo político y participación electoral, superior a la media nacional desde la década de los 90.