Licenciado en ciencias políticas y administración pública por la UNAM, encontró en su maestro Enrique González Pedrero, director de la facultad, el primer impulso profesional en esa institución, después en medios de comunicación oficiales (radio y televisión) y años después en Tabasco, siendo Gobernador su mentor político el tlaxcalteca, junto con Andrés Manuel López Obrador, impulsaron desde el PRI tabasqueño la democracia “de carne y hueso” que en los ochenta era avanzada partidista en el sureste tabasqueño.

 

Álvarez Lima, además de encabezar el colegiado de profesionales de la ciencia política nacional, también dirigió el periódico “La República” cuando el presidente de ese partido fue Jesús Reyes Heroles, ideólogo sin par del sistema político mexicano. Ambos, González Pedrero y Reyes Heroles, trazaron el camino profesional y político del futuro gobernador tlaxcalteca, quien siendo Senador al final del sexenio salinista logro la candidatura y la gubernatura de Tlaxcala.

 

Con el lema ¡Viva Tlaxcala!, desde el primer día de gobierno en su discurso como tal anunció, no sin sorpresa que Tlaxcala se debería preparar para una representación política más plural, así como para la alternancia política.

 

Para lograr ambos propósitos su gobierno impulso la reforma político-electoral, más amplia y avanzada del país en materia legislativa y administrativa electoral, que ubicaron a Tlaxcala a la vanguardia en términos democráticos.

 

Considerado como un demócrata liberal, ejerció un gobierno de apertura policía, de cero represiones, inclusive al surgir la disidencia magisterial (MBM) que en el primer tercio de su gobierno adquirió una fuerza mayúscula en Tlaxcala y en otros estados del país.

 

También enfrento la lucha autónoma de comunidades de Tlaxcala, por alcanzar el estatus municipal por lo que el estado, paso de 44 a 60 en la primera mitad de su gobierno, en que también dio paso a la creación de presidencias auxiliares (hoy de comunidad), como una expresión profunda de la lucha comunitaria, pero también del espíritu descentralizador del gobierno estatal.

 

Así para 1996, Tlaxcala tenía una composición más plural en municipios; mayor representatividad en el congreso local y una estabilidad y paz social, que llevo a que el penúltimo año de Gobierno, Tlaxcala fuera anfitrión de la visita del presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, así como de la monarquía española; ambos casos, por considerar a Tlaxcala como un lugar representativo del mestizaje; un pueblo exigente pero pacífico y un gobierno local que garantizaba orden y seguridad, militantes radicales, como Carlos Montemayor y muchos otros reconocían el efecto político, la apertura y tolerancia del gobierno Alvarista.

 

Con la apertura política y democrática, así como una reforma electoral previa al inicio del proceso electoral sucesorio (feb - 98) de reincorporar la CANDIDATURA COMÚN a la Gubernatura, abrió la puerta a la alternancia política: además un proceso democrático interno en el PRI para la elección de candidato (Cisneros), así como la salida de priistas al PRD, encabezados por Sánchez Anaya, concretaron el triunfo de la gubernatura por una minina diferencia (9 mil votos, 2.3%) del PRD y su alianza sobre el PRI.

 

En Tlaxcala como en otros estados del país, la ola del cambio político a través del VOTO CIUDADANO, concretaba el pluralismo y alternancia anunciados 6 años antes.

 

La diplomacia política tlaxcalteca, reconocida desde tiempos de J.M. Herrera, el huamantleco, fue también ejercida por Álvarez Lima, primero en Colombia por una encomienda de M. de la Madrid en los 80’s y por Zedillo a Portugal a finales del milenio pasado, ambos casos relacionado con política centroamericana (otro por la aparición de la Comunidad Europea).

 

Nuevamente senador, ahora por MORENA, en apoyo al proyecto nacional de AMLO, Álvarez Lima, es reconocido como el filósofo de la política, el político conciliador; el especialista en medios, pero sobre todo como unos de los políticos mexicanos de genuina vocación democrática (Carlos Marín dixit, el del proceso, no el de milenio)

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA