De facto, obligan a México a actuar como tercer país seguro, afirman.

 

Senadores del Grupo Parlamentario del PRI rechazaron la grave violación a derechos humanos por parte del gobierno de Estados Unidos, al iniciar redadas masivas contra migrantes y pidieron a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) enviar una nota diplomática de rechazo por la medida.

 

A través de un punto de acuerdo, turnado a la Segunda Comisión de Trabajo, los legisladores se pronunciaron en contra de las nuevas políticas migratorias de asilo en ese país que obligan a México a actuar de facto como tercer país seguro.

 

Lo anterior, tras  las redadas antiinmigrantes en diversos estados del vecino país del norte. Los senadores pidieron a la Cancillería enviar una nota diplomática de protesta por las nuevas normas para quien solicite asilo, que atentan contra los derechos humanos que establece la Carta Internacional de Derechos Humanos.

 

Asimismo, en el punto de acuerdo pidieron que los consulados mexicanos implementen acciones jurídicas para velar por los derechos e integridad de los mexicanos residentes en ese país, conforme a los principios universales, instrumentos internacionales y regionales de protección de las personas.

 

También, exhortaron a la SRE que, en conjunto con el Senado de la República, emprendan una defensa regional y multilateral con intermediación de la Organización de las Naciones Unidas, para evitar que por decisiones unilaterales, México adquiera la categoría de tercer país seguro.

 

Consideran que la situación amerita que esa secretaría y la Cámara de Senadores elaboren una agenda de trabajo que permita iniciar un diálogo de entendimiento con diferentes actores políticos y funcionarios del gobierno de Estados Unidos.

 

El objeto es lograr un acercamiento en la relación bilateral para atender el fenómeno migratorio, salvaguardar los derechos humanos de los migrantes y evitar nuevas políticas migratorias y de asilo anunciadas por el presidente Donald Trump.