Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

 

Me da un inmenso gusto poder acudir a estas instalaciones tan llenas de representatividad de lo que a los mexicanos les importa construir, que son instituciones, que son instalaciones de nuestra Policía Federal.

 

Saludo con enorme afecto al licenciado Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad.

 

Al maestro Manelich Castilla Craviotto, Comisionado General de la Policía Federal.

 

A la maestra Alexandra Haas, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED, y aprovecho para felicitarla por el trabajo que desarrolla día a día, para hacer que todas las personas en uso de su dignidad alcancen la igualdad sustantiva.

 

Al doctor Rogelio Figueroa Velázquez, Comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social.

 

Al maestro Alfonso Ramón Bagur, Comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado del Servicio de Protección Federal.

 

A la Comisaria General de la Policía, Rosa Linda Trujillo Mariel, titular de la División Científica de la Policía Federal, y la felicito y le agradezco mucho por su pieza oratoria.

 

A la Comisaria Marisol Ponce Juárez, titular de la Unidad de Igualdad Sustantiva de la Policía Federal.

A la licenciada Mireya Barbosa Betancourt, titular de la Unidad de Desarrollo e Integración Institucional de la Comisión Nacional de Seguridad.

 

A la licenciada Rosa Bertha Martínez Hernández, titular de la Unidad de Derechos Humanos del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social. Que no lo sabía, tuvo la mala suerte de ser mi alumna hace muchos años en la FES Acatlán, y espero algún poder regresar, si lo hice mal, a que me permita subsanar el error.

 

A la inspectora jefa María del Carmen García Damián, titular de la Academia de Formación, Capacitación y Profesionalización del Órgano Administrativo Desconcertado de la Policía Federal.

 

Si menciono a cada una de ustedes, sirva lo anterior para hacer por esta vía un gran reconocimiento a su trabajo.

 

A la licenciada Raquel Alejandra Olvera Rodríguez, directora general de Prevención y Tratamiento de Menores del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social.

 

A la oficial Abigail Melo Cruz, del Órgano Administrativo Desconcentrado del Servicio de Protección Federal.

 

Y, especialmente, saludo a todas y cada una de ustedes, mujeres servidoras públicas que nos acompañan el día de hoy.

 

A todas y todos los integrantes de esta Comisión, pero sobre todo a las dos mil mujeres integrantes de la Comisión Nacional de Seguridad que nos acompañan en este evento y, particularmente, a las 13 mujeres que han sido reconocidas el día de hoy con condecoraciones, estímulos y reconocimiento.

En especial, a los familiares de Alejandra Camargo Mera, de la División de Inteligencia, quien dio su vida al servicio de México y a quien entregamos hoy una condecoración póstuma a sus padres. Esta es una profesión de riesgo.

 

Decía, es una profesión de riesgo, todos los corremos, de su servidor hacia abajo. Siéntanse muy orgullosos, pero muy orgullosos porque en el riesgo de servir hay un honor enorme de poder dar la vida por la patria. Muchas gracias de todo corazón y con mucho orgullo.

 

Ustedes, compañeras, combinan la enorme responsabilidad de proteger y de servir a las familias mexicanas.

 

Señoras y señores, permítanme extenderles un saludo cariñoso, lleno de afecto, de reconocimiento del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, por su trabajo, por su valentía, por su coraje y por su entrega al servicio de las instituciones de nuestro país.

 

Como bien lo decía nuestro Comisionado Nacional, los derechos de las mujeres, los derechos de los grupos vulnerables en el mundo y en nuestro país son producto de una enorme lucha, por eso se les llaman conquistas.

 

Alcanzar la igualdad sustantiva, es decir, la real y verdadera igualdad no solo ante la ley, sino en los hechos, es producto de una lucha cotidiana, de todos los días hacer valer una voz, que no es lo mismo hacerla valer desde la posición cómoda del confort de una situación privilegiada, por género, por raza, por religión predominante, por color, que desde el producto del grupo vulnerable de la lucha, de la petición de respeto y de la dignidad en la garantía de igualdad hacia todos nosotros.

 

Y esto se está logrando en nuestro país y en el mundo, a través de muchas estrategias transversales, fundamentalmente políticas públicas que cambien no solo la ley, la ley por sí sola no cambia absolutamente nada, sino en los hechos la condición de igualdad. Se le llama a esto acciones afirmativas.

La creación de instituciones de protección, desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos, fundada en 1990, hasta la última institución que se ha creado, Comisión Nacional de Búsqueda de Desaparecidos, que depende de Gobernación, lleva en sí una historia de lucha, de servicio, de derechos de igualdad sustantiva ante la ley y en los hechos, de acciones afirmativas.

 

Nuestra Comisión Nacional de apoyo de lucha contra la discapacidad, contra la segregación que comanda nuestra Comisionada Alexandra Haas, es una muestra, el CONAPRED, de ello, de todos los días tener que generar acciones afirmativas que en los hechos hagan a una persona ser partícipe del concepto de dignidad sustantiva.

 

En la Policía se representa quizá lo mejor de la lucha de la igualdad en ustedes, en igualdad sustantiva, en un servicio civil de carrera, que en los hechos está dando frutos, hoy podemos condecorar y conmemorar a alguien que con una lucha enorme, porque en el transcurso de su vida de servicio la logró, se pueda jubilar.

 

De tener acceso a créditos, de tener accesos a una vivienda digna, de tener acceso a becas para poder proteger, cuando se es jefa de familia, proteger lo más valioso que es el estudio a los seres queridos hasta la Universidad.

 

De poder empoderar a nuestras mujeres en el servicio civil de carrera todos los días.

 

De hacer acciones para prevenir y sancionar el hostigamiento y el acoso sexual.

 

De demostrar que en los hechos ustedes hacen igual o mejor trabajo que cualquier persona, que solo nos distingue un género, pero no las capacidades, ni las oportunidades, ni la inteligencia, ni el valor, ni el coraje. Eso es lo que hoy celebramos.

 

El pasado jueves no pude acompañarlas, ni acompañar a nuestros compañeros de la Policía Federal, porque me pidió el Presidente acudir en su representación al Senado de la República, a un reconocimiento que desde esta administración se está llevando a cabo, que es un reconocimiento a una mujer valiosa en esta lucha de igualdad sustantiva, se le llama Carrillo Puerto, Elvia Carrillo Puerto, que fue una luchadora social de finales del Siglo XIX y principios del XX, mujer muy adelantada a su época, y se le entregó a María Elena Chapa, que es una gran luchadora, gran intelectual, gran política y gran activista de los derechos sustantivos de la mujer.

 

Eso es lo que hizo que trasladáramos este importante reconocimiento-conmemoración, que es traer a la memoria todos los días el Día de la Mujer, y que podamos reunirnos aquí el día de hoy.

 

Muchas felicidades, muchas gracias, enorme reconocimiento a sus tareas y a sus trabajos, a perseverar juntos en cambios culturales que rompan inercias, que hagan de México una sociedad más justa y más igualitaria.

 

Cada día que luchamos por hacer de la igualdad la garantía que nos hermane a los mexicanos, hacemos algo por la seguridad de nuestro país.

 

El reconocer a otro como igual, es una muestra clara de que lo respetamos desde su dignidad hasta las últimas consecuencias de los derechos de las personas, que eso lleva.

 

No es balde se dice y se dice bien, que si quieres que algo salga bien, encárgaselo a una mujer.

 

Muchas gracias y muchas felicidades en su día.