El gobierno federal aprobó la declaratoria de emergencia sanitaria nacional por la enfermedad Covid-19. Además de las medidas que están en marcha como parte de la Jornada Nacional de Sana Distancia, se exhortará a todos los sectores en el país, principalmente a las empresas privadas, a que paren la mayor parte de sus actividades.

 

Hay preocupación por el incremento de la transmisión comunitaria del nuevo virus, comentaron a La Jornada, algunos de los asistentes a la reunión efectuada en Palacio Nacional.

 

La declaratoria de emergencia sanitaria tiene la finalidad de que la población comprenda y asuma la importancia de mantenerse en sus domicilios. El objetivo es disminuir al máximo posible la velocidad de transmisión del virus. De lo contrario, los servicios de salud se verán rebasados como ocurre en España e Italia.

 

El encuentro estuvo encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Asistieron secretarios de Estado, el gabinete de salud y el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue, entre otros, quienes también acordaron que se deben fortalecer las acciones que contribuyan a disminuir la movilidad de las personas, es decir, para que se queden en sus casas.

 

El pasado sábado, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que en Ciudad de México, el movimiento de personas sólo había bajado 30 por ciento.

 

Durante el encuentro se ratificó que ninguna medida de distanciamiento social se impondrá de manera obligatoria. Se trata, comentaron algunos de los asistentes, de exhortar a los sectores público y privado a que únicamente mantengan las actividades que se consideren esenciales.

 

Los detalles de la declaratoria de emergencia sanitaria, los presentará el subsecretario López-Gatell a las 19 horas en conferencia en Palacio Nacional.