Dejó de existir al ser atendido por heridas recibidas tras ser despojado de una camioneta y dinero

 

TIANG2.JPG - 56.09 kBLa mala noticia fue confirmada la noche de este miércoles por fuentes oficiales,  Christian -N- el tianguista de Contla quién fue baleado en un asalto violento, había dejado de existir cuando era atendido en el Hospital General de Huamantla dependiente de la Secretaría de Salud (SESA).

 

Y es que momentos antes a eso de las 6:00 de la tarde, en el Pueblo de Jesús que está sobre la carretera que conduce desde la cabecera municipal a la comunidad de Altamira, varios sujetos a bordo de tres unidades, le cerraron el paso al fallecido y sus dos acompañantes que viajaban rumbo a su lugar de origen tras ir a vender ropa al tianguis de Huamantla.

 

Según versiones de familiares, a la altura de la casa marcada con el número 70, a punta de pistola los comerciantes fueron  bajados de la unidad motora y tras ser golpeados, les fue quitado el dinero producto de la venta del día y la camioneta; que justo cuando estaban sometidos en el suelo fue que Christian -N- intento ponerse a salvo con un movimiento brusco, recibiendo entonces tres impactos por arma de fuego en la parte baja del abdomen.

 

Acto seguido, los perpetradores -todavía con el factor sorpresa a su favor- procedieron a darse a la fuga con la unidad de transporte de carga en su poder, la que poco después tuvieron que abandonar en el entronque a la comunidad de Pilares; debido a que "se la acabo la gasolina"; donde fue recuperada por la policía estatal que atendió el reporte y solicitud de ayuda.

 

De la que elementos, montaron un dispositivo de búsqueda y localización de los probables responsables del delito considerado de alto impacto, esto mientras que una ambulancia brindaba las primeras atenciones al malherido que fue trasladado de urgencia al nosocomio ya referido, donde después de poco más de una hora dejó de existir por choque hipovolémico secundario a herida penetrante de arma de fuego en el tórax, iniciándose la Carpeta de Investigación C.I. UIHOM-N/06/2019.

 

Al tiempo y mientras en espera del arribo del Ministerio Público y el personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), el lugar donde quedaron ojivas y casquillos percutidos por el arma homicida era resguardado por elementos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), la camioneta de tres toneladas fue bajada con ayuda de una grúa, para ser puesta a disposición de la autoridad competente.