Tras una denuncia, familiares de personas sentenciadas a pagar una condena tras las rejas, evidenciaron el nepotismo que existe entre los custodios del Centro de Rehabilitación Social de Tlaxcala (CERESO).

 

En entrevista, una fuente anónima reveló que durante los días de visita familiar y conyugal de los presos, los policías vigilantes del acceso se dirigen con nepotismo al ser cuestionados con "preguntas simples" de los familiares.

 

Tal es el caso de esta persona del sexo femenino, quien acudió a solicitar información sobre las condiciones y horarios de las visitas, ya que relató que los vigilantes contestan de manera agresiva a las interrogantes y dudas de los visitantes.

 

"Sabemos que al ser un reclusorios hay mecanismos de seguridad que nosotros como visitantes debemos seguir pero, no es necesario que nos contesten de mal modo y sin aclarar nuestras dudas".

 

Por ello, un grupo de al menos diez personas se han organizado para asistir e informar a los familiares sobre las dudas que tengan al respecto, además de que se consideran como un filtro para acercar a las personas que se sientan agredidas (presos o no),  y recibir atención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y de organizaciones civiles.