Este 16 de agosto inicia la renegociación del pacto comercial entre México, EU y Canadá, aunque con menos atención de la que se creía.

 

NUEVA YORK (CNNMoney) - ¿Recuerdas el TLCAN? ¿El pacto entre Estados Unidos, Canadá y México que el presidente estadounidense Donald Trump llamó “quizás el peor acuerdo de comercio firmado en cualquier lugar, pero sin duda el peor firmado en ese país?

 Las primeras conversaciones para modificar el pacto comercial inician el 16 de agosto.

Las pláticas para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una de las principales promesas de campaña de Trump, comenzarán este miercoles 16 de agosto en Washington.

 

Trump culpa al TLCAN por un éxodo de los empleos de manufactura a México. También asegura que el pacto comercial fue un factor clave de su elección.

 

"Probablemente una de las principales razones por las que estoy aquí hoy: el comercio”, dijo Trump el 31 de marzo. El 23 de enero señaló que “lancé una campaña principalmente basada en el TLCAN”.

 

Pero después de toda la atención en el TLCAN durante la campaña de Trump, la discusión de tarifas y las advertencias sobre México y Canadá, las negociaciones comenzarán el 16 de agosto con poca fanfarria del presidente.

 

Esto podría reflejar una realidad de la retórica de Trump una vez que es desafiado: el comercio puede ser aburrido.

 

"Las negociaciones de comercio son difíciles y complejas y lentas”, dice Edward Alden, asociado senior del Consejo de Relaciones Exteriores. “Creo que estamos viendo una renegociación más larga de lo que la gente piensa”.

 

Trump no ha tuiteado específicamente sobre el TLCAN desde el 27 de abril, si bien ha hablado sobre otros asuntos de comercio en Twitter, sobre todo en relación con China.

 

Trump mismo no renegociará el TLCAN y él se encontrará en sus vacaciones durante la primera ronda de negociaciones. La oficina del representante comercial de Estados Unidos estará en la mesa de negociaciones para las discusiones.

 

La falta de Trump en la renegociación del pacto es reveladora. Él habló al respecto cada semana, si no cada día, en varios momentos en su camino a la Casa Blanca. Los trabajadores del Cinturón Industrial (Delaware, Illinois, Indiana, Maryland, Michigan, Missouri, Nueva Jersey, Ohio, Penssylvania y Wisconsin) que ayudaron a sellar su victoria electoral frecuentemente dijeron que votaron por Trump para obtener un nuevo TLCAN que fuera mejor para los trabajadores estadounidenses.

 

El mes pasado, la administración Trump expuso sus objetivos para una renegociación del TLCAN, con la principal prioridad siendo la reducción del déficit comercial con México.

 

El equipo de Trump también quiere terminar con el uso de un panel de jueces que preside sobre las disputas comerciales del TLCAN en la región. Eso podría permitirle a Trump imponer aranceles con mayor facilidad.

 

El equipo de comercio de EU será liderado por John Melle, un integrante de la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) que no fue nominado por Trump. De hecho, Melle se encontraba entre los colaboradores del USTR que ayudaron al éxito del TLCAN original, el que Trump odia, en 1993, de acuerdo con un funcionario de la administración. El TLCAN se convirtió en ley oficialmente en 1994.

 

Por supuesto, muchos estadounidenses están interesados profundamente en el TLCAN. El USTR recibió cientos de propuestas durante su audiencia pública sobre el tema. Varias propuestas se enfocaban en la necesidad de actualizar el acuerdo con políticas para el comercio en línea, que están fuera del acuerdo inicial.

 

Las asociaciones de negocios y sindicatos también han expresado gran interés en las discusiones. Los minoristas y agricultores quieren mantener el libre comercio, mientras que los fabricantes tienen opiniones diversas, algunos quieren que la manufactura mexicana sea más costosa, mientras que otros, como los fabricantes automotrices, insisten que las líneas de producción deben mantenerse intactas.

 

Sin embargo, los expertos reconocen que, con el inicio de las pláticas del TLCAN, el nivel de interés no es lo que era.

 

"No creo que mucha gente esté poniendo atención a esto en este momento”, dijo Alan Deardorff, experto en comercio de la Universidad de Michigan. “No hay nada emocionante por venir”.