Me quieren echar montón, pero no caeré en ninguna provocación; me la llevaré poco a poco, afirma

 

FotoSi José Antonio Meade y Ricardo Anaya tienen muchas ganas de debatir en este periodo entre campañas, que lo haga entre ellos, afirmó Andrés Manuel López Obrador, y de paso los invitó a declarar ante la Procuraduría General de la República por las acusaciones de presuntos actos ilícitos de los que ambos se han señalado.

 

El candidato presidencial de Juntos Haremos Historia reiteró, además, que él no asistirá a otros debates que no sean los organizados por el Instituto Nacional Electoral (INE).

 

En cambio, alentó a Meade a debatir con Anaya “para ver todo lo que tienen ahí pendiente, que ya dejen de estarse cuestionado, criticando, que no se amenacen, que arreglen sus cosas con urbanidad y que debatan ellos.

 

(Pero) que vayan también al Ministerio Público, no a debatir, sino a declarar, a la Procuraduría (General de la República).

 

De paso, López Obrador pidió respeto a sus contrincantes, y lamentó el calificativo que le lanzó Ricardo Anaya. “Yo nomás les pido que me respeten, eso de que me faltan pantalones, como dicen los jóvenes, eso sí calienta.

 

“Me quieren echar montón, me quieren trampear, pero mis asesores los rusos de Catemaco y Zacapoaxtla, de Tuxtla Chico y Tepetitlán me dicen que no caiga en ninguna provocación, me dicen: ‘Andrés Manuelovich, tú tranquilo, ahí llévatela poco a poco, como pateando un bote, ahí te la llevas, poco a poco’.”

 

–¿No es porque le tiene miedo a los debates, como ellos dicen? –le insistió una reportera.

 

–Yo ya decidí que no me voy a confrontar. La gente no quiere pleitos; ellos (Meade y Anaya) son muy peleoneros, hasta me llama la atención, no sé qué les está pasando, y de veras se llevan fuerte”.

 

El candidato se reunió este lunes con empresarios de distintos sectores, en la ciudad de Zacatecas; en entrevista posterior reiteró que de ganar la Presidencia se cancelará la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, estado de México.

 

El propósito es ahorrar al erario unos 140 mil millones de pesos, y no se va a cerrar el aeropuerto internacional Benito Juárez, de Ciudad de México. Se va a mantener en operación, dijo, para resolver los problemas de concentración de tráfico aéreo en la capital del país.

 

O sea, vamos a resolver el problema de la saturación, gastándonos a lo mucho 40 mil millones de pesos, no 250 mil millones de pesos, como lo programó el actual gobierno federal.

 

Quiero transmitir para que no haya ningún nerviosismo, los que tienen bonos por las inversiones por el nuevo aeropuerto, van a tener garantía, el respaldo del próximo gobierno federal, para que no pierdan sus inversiones, afirmó.

 

Al preguntarle sobre el nuevo desencuentro entre el presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo estadunidense, Donald Trump, por la construcción del muro fronterizo, el tabasqueño señaló que al representante mexicano sí (le) ha faltado más defensa de los intereses de México.