El nuevo presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) en Tlaxcala, Marcos del Rosario Haget, descalificó la rifa del avión presidencial y lo calificó como una “tomada de pelo” y un absurdo por parte del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Para la CANACINTRA en la entidad, el Gobierno de la República, solo utiliza el avión presidencia como un distractor de los grandes problemas que aquejan al país, por lo que aseveró que los 80 agremiados no se prestarán a esa vacilada de la Lotería Nacional para la compra de boletos.

En rueda de prensa descalificó el mecanismo para tratar de sacarle provecho económico al avión, pues este no puede ser vendido ni rifado, al no ser parte de los bienes del Gobierno Federal porque ni siquiera se ha terminado de pagar, por tanto aun no es propiedad del estado.

Lamentó la política del Gobierno de López Obrador, que solo busca distraer a la población de otros asuntos prioritarios, como la paralizada económica, la generación de certeza a las inversiones para crear empleos o una estrategia eficaz contra la delincuencia y la violencia, pero está más enfrascado en sus programas asistencialistas.


En este sentido manifestó que los empresarios de Tlaxcala no han sido invitados a participar en la compra de los boletos para el avión, pero dejó en claro que no van a sumarse a ese distractor.

Finalmente adelanto que los retos inmediatos para la CANACINTRA son mantener el crecimiento económico de las empresas afiliadas en el Estado, que ha sido del 14 por ciento anual, enfrentar la inseguridad y lograr una mayor vinculación con el sector académico.