Este  miércoles en el marco del 494 aniversario de la fundación de la ciudad de Tlaxcala y de los 500 años de la primera celebración eucarística, el presbítero Manuel Zamora García recibió la Presea Tlaxcala, que es la más alta distinción que entrega el municipio capitalino a ciudadanos destacados por su vida, obra y aportación a la sociedad.

 

Reunidos en el Teatro Xicohténcatl, se llevó a cabo  la sesión en la que se entregó una medalla de plata al presbítero, quien se hizo acompañar de familiares, funcionarios  e invitados especiales, quienes brindaron  una lluvia de aplausos en reconocimiento a su amplia vocación eclesiástica al servicio del Estado.

 

La  sesión solemne de Cabildo  fuer encabezada por la Presidente Municipal, Anabell Ávalos Zempoalteca, quien  destaco los  trabajos  de Zamora García, como impulsor para que el Ex convento de San Francisco sea nombrado Patrimonio Cultural de la Humanidad así como la basílica de Ocotlán,  y ha sido reconocido por su labor humanitaria.

 

En su  intervención, Zamora García, manifestó que el amor en la verdad,  es la fuerza que mueve al hombre para resolver muchos conflictos humanos como la falta de justicia y paz, la desigualdad, la violencia, el aborto, la disolución de la familia o la falta de ayuda entre países ricos y pobres.

 

Considero que  mundo de globalización,  nos hace más cercanos pero menos humanos, por eso existe  tanta injusticia, y en  las familias se encuentra  la esperanza de la elocuencia de los deberes al respecto del ser humano.

 

Por su parte la presidenta municipal, Ávalos Zempoalteca, refirió  que los conceptos de Zamora García,  son una guía para recuperar los valores de la familia, lo que habla de la trayectoria del religioso que siempre ha mostrado bondad hacia quien más lo necesita.