El Secretario de Salud, Alberto Jonguitud Falcón, sostuvo que existe preocupación  por el presupuesto federal que  se destinará a Tlaxcala  para este 2019,  pues no se tendrá un aumento lo que obliga a tomar diversas medidas para lograr los objetivos trazados en la administración  estatal.

 

El funcionario explicó que en el plano nacional se observan recortes al presupuesto para el sector salud que preocupan,  no obstante en el estado se ha procurado el aseguramiento de recursos  para salud;  de tal forma que en lo estatal se aumentó el presupuesto para cumplir con los compromisos laborales, y prestaciones de los trabajadores, donde el sindicato  se ha sumado  en la comprensión de los esfuerzos para  cumplir con los acuerdos.

 

“Lo que tenemos que hacer, es más con menos, tenemos que optimizar recursos, tenemos que ser muy transparentes con nuestros recursos, eso es fundamental, en Tlaxcala así ha sido,  queremos también obligarnos a diseñar estrategias exitosas.”

 

El funcionario argumentó que se tendrán que optimizar los recursos y ser muy cuidados en la aplicación de los mismos, evitando gastos innecesarios, de tal forma que se está en espera  de cómo venga el gasto  federal, ya que se esperaba un aumento   pero al parecer no será así para todas las entidades del  país.

 

Jonguitud Falcón garantizó que las obras trazas en materia de infraestructura, como la construcción del nuevo hospital general no se verá afectad,  pues con las gestiones que realizó el gobernador, se tienen asegurados  los recursos para ese proyecto que asciende a los 300 millones de pesos en una primera etapa.

 

Si bien la Secretaría de Salud federal tendrá 652 millones de pesos más para el próximo año, de aprobarse el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF),  hay programas como el de trasplantes y el de atención a la obesidad que sufrieron grandes recortes.

 

De acuerdo con el documento entregado a la Cámara de Diputados, la dependencia recibiría 123,209.4 millones de pesos para 2019. Sería una de las instituciones federales con más dinero, pero programas importantes sufrirán recortes.

 

Tan solo el programa correspondiente a Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes sufriría una baja de 92%, al pasar de 453.5 millones de pesos en 2018 a solo 33 millones para 2019, solo por citar un caso.