Asegura  el Oficial Mayor del Estado, Luis Miguel Álvarez Landa,  que no existe ninguna irregularidad en los procedimientos de licitación  para la adquisición de 200 patrullas,  para mejorar la estrategia de seguridad  en el  estado de Tlaxcala, por lo que  exhortó a quienes señalan  presuntas  anomalías  que presenten las pruebas de las  inconsistencias.

 

El funcionario estatal  aclaró que en ningún momento,  a ninguna empresa se le ha favorecido para  quedarse con  el  contrato de compra, tan es así que la licitación de las patrullas a las dos horas de abarse dado, en  “COMPRANET”, se publicaron los nombres de quienes  participaron y los resultados de las actas producto de las juntas.

 

Cuestionado  del por qué  ninguna empresa  resultó con buenos resultados  en la licitación ,  dijo que ninguna de las factorías participantes cumplió con los requisitos  y en lo legal para  quedarse con la licitación,  por  lo  que dejó en claro  que jamás  van a contratar a una empresa que no reúna un sólo requisito.

 

Álvarez Landa,  explicó que por tal razón la primera licitación  se declaró desierta por incumplimiento legal de los participantes, de tal forma que  lanzará una segunda  convocatoria, soló está en espera de que le hagan la petición para lanzar la siguiente invitación; con lo cual  descartó que en este momento sea por designación directa, de ser así,  aun tendrá que pasar por el comité de adquisición antes de que se haga.

 

“nosotros en el primer proceso lo dejamos muy claro, fue muy cuestionado el tiempo salvo que al final del día demostramos que en lo legal ninguna empresa está preparada para participar en este momento, si solucionan su tema legal podrán participar en la segunda, sin ningún problema, ellos saben cuál es, ahí está en el acta, cabe señalar que fue más por un tema  fiscal.”

 

Precisó  que para la compra de patrullas se estima un presupuesto de 120 millones de pesos, por lo que rechazó que sean 270 millones como se dijo en algunos de medios de comunicación local.

Agregó que será la contraloría del estado la que en un determinado momento certifique la actuación de la Oficialía Mayor o la supervise por alguna anomalía,  y en todo caso serían los propios empresarios los que denuncien las violaciones a sus derechos de participar o si ven alguna irregularidad  en los mecanismos de licitación.

 

Finalmente,  agregó que se le hace raro que durante un año y 800 meses de trabajo y con más de 300 licitaciones, por ésta en lo particular se tenga mucho interés en el tema,  “y se han realizado compras similares de la misma magnitud y nadie ha reparado en ellas como en ésta, se me hace un poco raro que tengan  los foco rojos sobre una sola licitación…creo que hay algo más de algo, por lo que nosotros vamos actuar conforme lo marca la ley.”