Pese a que aún no abre sus puertas, personas de varios puntos de la entidad arriban al parque temático para conocer la aeronave

 

(Rachel Ramírez) La presencia del avión de la Fuerza Aérea Mexicana en el cerro del Ostol, ubicado en Tizatlán, municipio de Tlaxcala, causa extrañeza y genera expectativa de personas de la localidad y de la región desde su llegada en junio del año pasado.

 

Durante un recorrido por el lugar, este Diario constató la llegada de varias personas que arribaban al lugar en busca de poder ingresar al parque temático, el cual ayudará a que niñas y niños del municipio y la entidad tengan la oportunidad de conocer de cerca la experiencia de subirse a un avión.

 

Rafael Moctezuma Saavedra, procedente de San Felipe Ixtacuixtla, quien llegó al lugar en busca de poder conocer su interior, compartió que pasaban sobre la carretera, “lo alcanzamos a ver y nos entró la curiosidad de venir a verlo hasta aquí, lamentablemente no pudimos entrar, pero cuando lo abran aquí estaremos”.

 

Por su parte, María del Carmen, vecina de la localidad, expresó que desde la llegada del avión la gente ha visitado más la zona del Ostol, “sobre todo porque va a ser interactivo, las personas están muy emocionadas, el pasado fin de semana vimos a mucha gente que arribó”.

 

Mientras que Oscar Romero, transportista de la ruta Tercer Señorío Xicohténcatl A.C. comentó que desde la llegada del avión a Tizatlán subió la demanda de pasajeros y “va a incrementar más”.

 

La ruta de “Iglesia” deja al pasajero a unos cuantos metros del parque temático, pasa cada 15 minutos, con una tarifa de siete pesos, aunque si la demanda crece, el tiempo se acortará, “por lo que subir ya no será un inconveniente”, señaló el conductor.

 

 

PROYECTO RECREATIVO

En su tercer informe de gobierno, Anabell Ávalos Zempoalteca destacó sobre este proyecto que los visitantes podrán recrear una experiencia de vuelo a través de un simulador, así como acceder a juegos interactivos, pues será un espacio lúdico habilitado como biblioteca que será visitado por muchas personas y propiciará el reencuentro de las familias.

 

Detalló que la instalación del Boeing 727 ha representado un reto administrativo y logístico, “pues a partir de la donación por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional se tuvo que establecer un procedimiento de servicio especializado de desarmado, traslado y ensamble de dicha aeronave, desde la base aérea de Santa Lucía hasta el cerro del Ostol”.

 

LA RUTA

La ruta de “Iglesia” deja al pasajero a unos cuantos metros del parque temático, pasa cada 15 minutos, aunque si la demanda crece el tiempo se acortará, señaló Oscar Romero, conductor de transporte público.