Los hampones se llevaron principalmente dispositivos electrónicos; el año pasado hubo 36 casos reportados a la autoridad

 

(Diana RIVERA) En 2018, la delincuencia traspasó los muros de las instituciones educativas, públicas y privadas de Tlaxcala de los diferentes niveles, dado que, al estar equipadas con dispositivos electrónicos, se convirtieron en blanco vulnerable. Las pérdidas ascienden a varios miles de pesos aunque la cifra no ha sido cuantificada.

 

Y es que con el propósito de mejoran las condiciones de los planteles con material y equipamiento que contribuyan a dotar de herramientas integrales a los escolares, autoridades educativas y paterfamilias conjugaron recursos al inicio del ciclo escolar pasado, para que operaran, primordialmente, las aulas de medios.

 

De acuerdo con la información recabada por El Sol de Tlaxcala, los atracos fueron perpetuados durante los periodos vacacionales pues los delincuentes aprovecharon la ausencia del personal docente, aunque en algunas sustracciones han sido en días habituales de clases.

 

DESDE LA SEGUNDA SEMANA DE ENERO HUBO ATRACOS

El primer caso reportado en el año pasado fue al trascurrir la segunda semana de enero, cuando los delincuentes hurtaron equipo de cómputo, un proyector y cámaras fotográficas del plantel que alberga las primarias Miguel Hidalgo y Xicohténcatl, turno matutino y vespertino, respectivamente, en la colonia El Alto, del municipio de Chiautempan, por lo que el robo representó más de 100 mil pesos.

 

 

En febrero se registró la mayoría de los atracos del año pasado, luego de que en la escuela primaria Justo Sierra, ubicada en la sección segunda de Tetla de la Solidaridad, los ladrones sustrajeron una impresora y material de papelería.

 

Otro robo perpetuado en esa misma demarcación, pero en la cabecera municipal, fue en la escuela secundaria técnica número 14 Domingo Arenas, en donde, “los amantes de lo ajeno”, se apoderaron de seis equipos de cómputo, dinero en efectivo y el "cerebro" del equipo de vídeo vigilancia.

 

La escuela telesecundaria José Vasconcelos, ubicada en la comunidad de la Soledad municipio de El Carmen Tequexquitla, también fue objeto del saqueo de pantallas, computadoras y proyectores.

 

Tan solo había pasado dos meses y, de acuerdo con reportes oficiales de las autoridades, ya se contabilizaban 14 atracos en escuelas de la entidad.

 

Según la delegación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), existe una póliza de seguro para cubrir las pérdidas por estos ilícitos.

 

REPONEMOS TODO: SEP

A todo esto, Juan Garza Seco-Maurer, delegado de la SEP en Tlaxcala, refirió que la dependencia tiene un seguro para educación básica que, mediante un procedimiento coordinado entre la institución estatal y la delegación federal, el pago es en especie, “es decir que a las escuelas se les repone todo el material y equipo que les fue sustraído o robado con las mismas características”.

 

Explicó que aunque es un proceso que lleva tiempo, el seguro cubre computadoras, pantallas, mobiliario y proyectores.

 

NO HUBO MECANISMOS DE PREVENCIÓN

 

A pesar de que los robos continuaron hasta el mes de marzo, nadie estableció mecanismos que previnieran los ilícitos de esta índole, toda vez en el tercer mes de 2018, hubo un reporte más, pero ahora en la escuela primaria Emilio Sánchez Piedras, en el municipio de Apizaco.

 

Este panorama siguió en abril, cuando hubo atracos a escuelas de educación básica en los municipios de Apizaco y Nopalucan, en donde sustrajeron equipos de cómputo, pantallas y aparatos electrónicos. La escuela primaria El Pipila, de Hueyotlipan también fue afectada

 

En el municipio de Santa Cruz Tlaxcala, los malhechores se llevaron de la escuela primaria federal Xicohténcatl equipo de cómputo, una pantalla utilizada como monitor, cámaras de seguridad con un monto aproximado de 20 mil pesos.

 

El escenario se repitió pero en la primaria Gregorio Torres Quintero de la comunidad de Cuaula, Calpulalpan, en donde los hampones se apoderaron de más de 20 equipos de cómputo y 11 cañones y, posteriormente, la situación de inseguridad llegó a las escuelas primarias Vicente Guerrero y Lázaro Cárdenas, en la colonia El Mirador, del mismo municipio en la que hurtaron siete equipos de cómputo y dos cañones.

 

SIGUE SIENDO TLAXCALA UNA ENTIDAD SEGURA: ÍNDICE DE PAZ

A pesar de lo anterior, en julio pasado, el Índice de Paz 2018 ubicó a Tlaxcala como la segunda entidad más pacífica del país y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indicó que era uno de los estados más seguros de la República, esto con base al mapa de incidencia delictiva a nivel nacional.

 

 

Según las cifras oficiales, en el periodo de enero-septiembre de 2018 año, la entidad registró cuatro mil 856 presuntos delitos, ubicándose por debajo de Nayarit y Campeche. De hecho, la incidencia que reportó Tlaxcala en los primeros nueve meses de 2018 es 6.2% menor a la que registró en el mismo periodo de 2017.

 

A pesar de estas estadísticas oficiales, en agosto se suscitó otro altercado en la escuela primaria Licenciado Benito Juárez, ubicada en la comunidad de San Felipe Cuauhtenco, municipio de Contla, pues aquí al menos 12 computadoras fueron sustraídas, lo mismo que en el colegio Nicolás Bravo de Apizaco y el plantel de Cecyte en Tepeyanco.

 

En la escuela primaria Bil Coyolxauhqui del municipio de la Magdalena Tlaltelulco, se registró un caso más, aquí también se llevaron equipo de cómputo, efectivo y una videocámara.

 

DISMINUYERON LOS ATRACOS CON RELACIÓN A 2017: MALDONADO

 

Reyna Maldonado Hernández, directora de Educación Básica de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala, subrayó que al mes de diciembre se habían registrado 36 atracos a planteles educativos, número inferior a 2017 cuando sumaron 130 robos en las escuelas.

 

Un hecho más tuvo lugar, nuevamente en Santa Cruz Tlaxcala cuando el presunto delincuente ingresó a la primaria Xicohténcatl, sin embargo, la oportuna intervención de la policía municipal impidió el robo y aseguró al ladrón.

 

Para septiembre, la situación se mantuvo, toda vez que los maleantes ingresaron a las instalaciones de las Melchor Ocampo, turno matutino, y Agustín Yáñez, turno vespertino, en Calpulalpan, en donde pudieron llevarse dispositivos electrónicos.

 

Durante el año, hubo dos casos similares en donde sujetos ajenos a la secundaria técnica número 45, ubicada en Santa María Texcalac, en Apizaco, y al plantel 03 del Centro de Bachillerato Tecnológico, Industrial y de Servicios, ubicado en Tlaxcala, ingresaron para llevarse teléfonos celulares de los estudiantes.

 

En los dos últimos meses de 2018, los atracos cesaron, por lo que no hubo reportes por este motivo.

Personal directivo de intendencia y de los propios alumnos quienes arribaron al plantel para asistir a las actividades cotidianas, se percataron que las chapas de las puertas habían sido forzadas y al llegar estaban abiertas.

 

En algunos casos, los delincuentes quitaron la protección de las puertas y ventanas para poder ingresar a las aulas y las direcciones.

 

Por estas condiciones, las autoridades directivas optaron por suspender las clases para proceder a la investigación correspondiente. Por lo que de inmediato, reportaron los hechos al Servicio de Emergencias 911.

 

En casi todos los casos, los directivos del plantel presentaron la denuncia ante el Agente del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado, por el delito de robo, por lo que procedió abrir carpetas de Investigación, a fin de establecer diferentes líneas de investigación que conlleven al esclarecimiento de los hechos.

 

CONSECUNCIA DE ROBOS EN LAS ESCUELAS

Por esta situación, los infantes son los más afectados en el proceso de enseñanza, pues lo que se llevan es material y equipo para desarrollar las actividades académicas día a día.

 

Sin ello no pueden tener acceso a una educación integral en materia de comunicación y tecnología.

 

NO HAY VELADORES: PADRES DE FAMILIA

Por su parte, padres de familia protestaron por la falta de medidas de seguridad en las instituciones, esto porque solo el 15 % de las escuelas cuenta con el personal de velador, y aun así la delincuencia no se limita para sustraer las herramientas de trabajo de los docentes que utilizan para la formación académica de la comunidad estudiantil.

 

Los actos delictivos ocurrieron en municipios como Atlangatepec, Tlaxco, Tetla de la Solidaridad, Tlaxcala, Contla, Nativitas, Zacatelco, Chiautempan, Calpulalpan, San Pablo del Monte, Ixtacuixtla y Santa Cruz Tlaxcala, por mencionar solo algunas demarcaciones.