(Guadalupe Salas) Tlaxcala es una de las ocho entidades federativas del país que están señaladas por organizaciones no gubernamentales e investigadores, en las que posiblemente se manipulan cifras de homicidios.

 

Lo anterior, por tener discrepancia entre los homicidios que reportan sus autoridades en comunicados de prensa o declaraciones públicas y los registros oficiales.

 

Este miércoles el diario Excélsior exhibe que Tlaxcala y otros siete estados (Veracruz, Chiapas, Quintana Roo, Colima, Estado de México, Ciudad de México y Nayarit) ocultan o subregistran datos de los asesinatos, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales e investigadores.

 

n al menos ocho entidades federativas existe una discrepancia entre los homicidios que reportan sus autoridades en comunicados de prensa o declaraciones públicas y los registros oficiales.

 

La información, destacada como nota principal, apunta que entre las entidades que ocultan información o hacen un manejo “raro” de la misma están el Estado de México, Nayarit, Ciudad de México, Veracruz, Chiapas, Quintana Roo, Tlaxcala y Colima, según México Evalúa.

 

“Los asesinatos son reconocidos en comunicados de prensa, o incluso confirmados a través de las declaraciones de funcionarios en municipios y estados; sin embargo, en el Sistema Nacional de Seguridad Pública y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) los homicidios no se contabilizan, señala el diario.

 

Incluso, publica que una revisión que realizó Excélsior a los reportes que emiten las entidades de los asesinatos cometidos en el país, indican que las autoridades omiten o subregistran la información.

 

El periódico hace un recuento de lo que sucede en esas ocho entidades federativas, pero en el caso de Tlaxcala refiere que en el municipio de Apizaco, el Inegi reportó dos decesos, mientras el Semáforo Delictivo nueve.

 

Excélsior da a conocer que según México Evalúa, la falta de infraestructura o capacidad de las Procuradurías locales para clasificar y resolver delitos es uno de los elementos del subregistro de homicidios. Sin embargo, no descartó que también haya una manipulación intencional.

 

Por su parte, Adelfo Regino Montes, abogado indígena mixe, coincidió con México Evalúa en el sentido de que falta capacidad de las autoridades de justicia “formales” (Fiscalía, Ministerio Público, agentes de investigación) para dar la cobertura a los homicidios, hasta probables actos de corrupción para ocultar los niveles de violencia.

 

A su vez, Jimena David, de México Evalúa, admitió que no se puede hablar abiertamente de manipulación de las cifras sobre homicidios en México, pero que sí está pasando algo raro en las procuradurías de los estados, por lo que se debe abrir al escrutinio público para poder saber las causas.