La 'Princesa del Pop' se ejercita a fondo en la víspera de la realización de su gira 'Piece of Me', patrocinada por una marca de refrescos de cola con la cual hará campaña para lanzar latas retro de artistas como Michael Jackson

 

Si los videos de ejercicio que Britney Spears publicó recientemente en redes sociales lucían rigurosos, la superestrella pop confirma que lo fueron, aún cuando ella y su novio entrenador hagan parecer que les resultan fáciles.

 

Spears y Sam Asghari hicieron movimientos intrincados, incluyendo uno de Asghari cargando a la cantante varias veces y otro de Spears parada de cabeza.

 

Parecían lograrlo con gran naturalidad, pero en realidad Spears confiesa que para ella no fue así.

 

"(Sam) es entrenador, así que todo tiene que salir muy perfecto. Probablemente hizo 40 (tomas) y me lastimé", dijo Britney Spears bromeando "se vio de maravilla, él hizo un gran trabajo y lo editó muy, muy bien".

 

Contó que muchas veces le pide a su hijo mayor, Sean Preston, que le haga fotos y videos para sus redes sociales y que esos suelen salir en una sola toma.

 

"Con (Sam) lo hice millones de veces y juro que fue horrible, pero cuando lo hago solo con mis hijos es muy rápido", dijo.

 

Indicó que prefiere las sesiones de ejercicio desafiantes porque siempre ha sido "una persona activa" y se aburre con facilidad.

 

Por accidente, actriz mexicana enseña seno en Cannes

 

SE HACE LA GASEOSA CON PEPSI

Planea redoblar esos ejercicios en las próximas semanas mientras se prepara para volver al ruedo con una gira de su espectáculo Piece of Me, patrocinada por Pepsi. También será una de las estrellas incluidas en la campaña de verano Pepsi Generations, donde la compañía relanzará latas retro con artistas que han participado en anuncios publicitarios previas, incluidos Michael Jackson y Ray Charles.

 

La gira de Britney Spears le ofrecerá a sus seguidores una última oportunidad de ver su residencia de Las Vegas.

 

Comienza el 12 de julio en Washington e incluye paradas en Norteamérica y Europa.

 

Spears dijo que está deseosa de volver al escenario porque eso la ayuda a salirse de su cascarón.

 

"Soy muy sensible y a veces solo quiero escapar porque soy una persona muy tímida", dijo Britney Spears.

 

"Pienso que la energía es contagiosa y cuando subo al escenario con los bailarines, nos contagiamos mutuamente de buena vibra. Sentimos la misma energía y nos conectamos".