El entrenador de las Águilas aseguró que el estado del terreno de juego les afectó a los dos equipos

 

Miguel Herrera, estratega de las Águilas, tiene un culpable al marcador en ceros ante Dorados, una cancha en pésimas condiciones que dijo afectarles a ambos equipos.

 

“Difícilmente podemos jugar en un cancha en tan mal estado, desafortunadamente así es, es futbol, hay que adaptarse. Un partido defensivo, las que tuvimos no las metimos y así es el futbol. La verdad es que no me preocupo, la entrega estuvo. Tenemos un torneo con la obligación de poner chavos y nosotros pusimos 6 chavos menores de 18 años. Son los que nos pide la regla, entonces estamos cumpliendo con exigencias que no me gustan, lo he dicho y lo seguiré diciendo, no me gustan, pero son las reglas”, explicó.

 

Lo positivo para el timonel azulcrema fue que pudo recuperar cada vez más a Cecilio Domínguez, quien apenas regresa de una lesión y poder observar a jóvenes que les exige el reglamento del torneo copero.

 

“Es un torneo que nos sirve para ver jóvenes, para que los muchachos que no ven tanta actividad en la Liga o una situación como la de Cecilo, pueda sumar más minutos para agarrar su ritmo sirve perfecto”, indicó.

 

Por último, sentenció que es momento de pensar en su siguiente rival de Liga, Rayados de Monterrey, al cual recibirán el próximo sábado y ya planea la estrategia para salir con la victoria.

 

“Falta muchísimo, yo ahorita estoy pensando en Monterrey, pero hoy no se hace gol y después veremos qué se puede hacer, pero nuestro siguiente partido es Monterrey”, finalizó.