Se realizó un levantamiento topográfico con 100 puntos de control en la estructura del Ángel de la Independencia, lo cual les permite saber cómo se deformó y el tipo de reforzamiento a realizar.

 

El próximo mes de agosto concluirán los trabajos de rehabilitación y restauración del Ángel de la Independencia con una inversión de 14 millones de pesos, después de que este monumento histórico emblemático de la Ciudad de México resultara afectado en los sismos de 2017.

 

En conferencia de prensa, Jesús Antonio Esteban Medina, secretario de obras y servicios de la Ciudad de México, señaló que los trabajos consisten en la sustitución de 16 placas con fisuras y deformadas, a la altura de la tercera parte de la Columna.

 

“Todos los trabajos se hacen en coordinación con la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, con el Instituto Nacional de Bellas Artes y con el Instituto de Ingeniería de la UNAM, tanto el doctor Roberto Melli como Roberto Sánchez, expertos en monumentos, son los que han estado dando seguimiento al proceso del Ángel desde hace muchos años y son los que actualmente determinaron las pruebas a llevar a cabo y los trabajos a realizar”, comentó.

 

Esteban Medina en compañía de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, precisó que se realizó un levantamiento topográfico con 100 puntos de control en la estructura del Ángel de la Independencia, lo cual les permite saber cómo se deformó y el tipo de reforzamiento a realizar.

 

“Se hicieron ensayos metalográficos al cilindro de acero, este encamisado de acero colocado en 1958, se tomaron algunas muestras y se llevaron a laboratorio, con base a esto sabemos la dureza  y la resistencia de estas placas de acero. En total son más de 118 metros cuadrados que tiene la estructura, son 78 placas de un metro por 1.50 y de éstas, detectamos que 16 placas, es decir, casi el 20 por ciento tienen fisuras o están deformadas, esto sucede a una tercera parte de altura. Esto implica que hay que sustituir estas placas”, indicó.

 

El funcionario señaló que el trabajo de extracción de las placas con fisuras y deformadas, tardará dos meses.  “En estos trabajos nos vamos a llevar dos meses más, calculamos la conclusión para agosto de este año”, afirmó.

 

Otro punto a restaurar es la zona de los sillares, dijo. “Lo que son recubrimiento de cantera hay una parte que está con un movimiento, eso también se va a restaurar, lo que comenta el Instituto de Ingeniería es que más que un movimiento lateral, lo que le generó daño al Ángel es una torsión, eso es lo que refleja las deformaciones que tiene al interior”, destacó.

 

Para estos trabajos el Gobierno de la Ciudad de México realizará una inversión de 14 millones de pesos.