ANIVERSARIO: La obra de Kahlo forma parte de la exposición Caballo de Vapor: 120 años de Carlos Chávez, en homenaje al compositor y director de orquesta. También se presentará una ilustración de Andy Warhol para la portada de uno de sus discos.

 

Algunas de las piezas de la muestra Caballo de Vapor: 120 años de Carlos Chávez, que se abrirá al público el 18 de septiembre en la Fonoteca Nacional.

 

Una obra inédita que Frida Kahlo pintó para el músico Carlos Chávez (Ciudad de México, 1899-1978), la grabación de Caballos de Vapor dirigida por Silvestre Revueltas, así como la portada de un disco que Andy Warhol hizo para Chávez, son algunas de las piezas que conformarán la exposición Caballo de Vapor: 120 años de Carlos Chávez, a inaugurarse el 18 de septiembre en la Fonoteca Nacional.

 

A 120 años del nacimiento del músico mexicano, la Fonoteca Nacional recordará al fundador de la Orquesta Sinfónica de México con una muestra dividida en cuatro museos, misma que se inaugurará por partes.

 

La primera parada es el Museo Nacional de Culturas Populares, que abrió su respectiva exposición sobre el nacionalismo de Carlos Chávez el pasado 24 de agosto. El segundo punto será el Museo Fuego Nuevo, seguirá la Fonoteca Nacional el 18 de septiembre y la última parada, a partir del 25 de septiembre, será en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

 

En este último recinto se mostrará un inédito de Frida Kahlo: un collage que pintó para el músico mexicano. Dicha obra será un ejemplo de Chávez y su relación con la plástica mexicana.

 

“Habrá obras de Rufino Tamayo, David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y una obra inédita que Frida Kahlo le hizo a Chávez. Es un ­c­­­ollage y habla mucho de Frida, en el sentido de que ella estaba al pendiente de la vanguardia europea y en las técnicas plásticas, lo cual es algo muy raro de ver en la pintura mexicana”, indicó el curador Eduardo García.

 

MODERNIDAD. En palabras de Theo Hernández, coordinador del Catálogo de Música de Concierto de la Fonoteca Nacional, México es moderno en cuestiones musicales gracias a Carlos Chávez.

 

“Es un personaje fundamental para la cultura mexicana pero nos quedaríamos cortos si sólo pensáramos que fue un gran músico. Chávez tuvo varias facetas a lo largo de su vida, por ejemplo, fue escritor e hizo un libro muy importante: Hacia una nueva música, publicado en inglés”, destaca.

 

Theo Hernández añade que la Fonoteca Nacional, en su labor de difundir el patrimonio sonoro, exhibirá en Caballo de Vapor la música que programó Chávez en contracorriente de lo que a principios del siglo XX se incluía: música canónica.

 

“Hizo una programación primero con la Orquesta Sinfónica de México y después con la Sinfónica Nacional. Con la Sinfónica de México programó, en cuatro temporadas, 70% de estrenos; hoy las orquestas tienen dos o tres estrenos. Lo admirable es que muchas de esos estrenos Chávez los había solicitado a compositores mexicanos”, detalla.

 

JOYAS. En la Fonoteca Nacional el ambiente musical durante la exposición será parte de las cuatro temporadas que organizó Chávez en el Cabrillo Music Festival de 1970 a 1973 en California, Estados Unidos.

 

“Una de las piezas cumbres es El Prometeo que se tocó una vez, hasta donde sabemos, durante el Cabrillo Music Festival en 1972.  Es una pieza singular porque está hecha para soprano, cuatro narradores, coro y orquesta”, señala Theo Hernández.

 

Esa obra tiene otra peculiaridad: está basada en El Prometeo encadenado de Esquilo, “pero lo que hizo Carlos fue encontrar una traducción al inglés del poeta Trevelyan, quien hizo una adaptación en verso, entonces Chávez consiguió los derechos y la puso en música”.

 

Otra pieza que se escuchará en la muestra será la sinfonía de baile Caballos de Vapor.

 

“Chávez hizo un ballet en colaboración con Diego Rivera que está en cuatro movimientos, lo estrenó a principios de los años 30 del siglo pasado y luego le hizo varias modificaciones para estrenarlo como una obra orquestal, entonces suprimió el cuarto movimiento”, contextualiza Hernández.

 

No obstante, los expertos encontraron esa pieza en los archivos del CENIDIM en varios discos de corte directo, es decir, la forma antigua en que se grababa.

 

“La encontramos en varios discos, lo restauramos y lo más fantástico es que tenemos una versión desconocida de Caballos de Vapor, es la original en cuatro movimientos dirigida por Silvestre Revueltas, lo cual es maravilloso porque hasta el momento sería el primer soporte de Revueltas como director”, destaca.

 

Otra joya de la exposición será el disco Pedro y el lobo grabado en discos de 78 revoluciones por minuto (rpm) con la Sinfónica de México y con Carlos Pellicer como narrador, lo cual evidencia a Chávez y su relación con la intelectualidad mexicana del siglo XX.

 

El curador Eduardo García agrega que en la muestra también se exhibirá una maleta de viaje que Igor Stravinski le regaló a Chávez en 1940 y varias portadas de discos, como la hecha por Andy Warhol para un LP en 1940.

 

“De los objetos físicos, el 90% proviene del Archivo Carlos Chávez Ramírez, que lleva más de seis años trabajando sobre los objetos que tuvo Chávez en su vida”, señala.