Estados Unidos devolvió a México dos piezas de la cultura teotihuacana que datan el Periodo Clásico —200-700 a.C.— y que fueron recuperadas por el FBI. Se trata de dos figurillas de barro modelado cuya altura es de 10 centímetros y ambas en posición sedante.

 

Al respecto,  Omar Silis señaló que la mayor parte de la información que se podía rescatar sobre estas piezas y su entorno, se perdió al sacarlas de su contexto. No obstante, añadió el arqueólogo de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas del INAH, se puede detallar que  reflejan los rasgos físicos, la vestimenta y los ornamentos de los pobladores de la que fue una de las grandes urbes del mundo antiguo, Teotihuacan, una ciudad pluriétnica que llegó a extenderse más allá de los 20 kilómetros en el Altiplano central.

 

La entrega-recepción de las figurillas  se realizó en la embajada estadunidense en Mexico.  La devolución de estos objetos fue posible gracias a la cooperación bilateral establecida entre ambos países para recuperar y devolver bienes culturales.

 

La ceremonia de entrega fue encabezada por la secretaria técnica del INAH, Aída Castilleja y James Wolfe, consejero para Asuntos Educativos y Culturales de la Embajada de Estados Unidos.

 

La antropóloga Castilleja  dijo que  “la entrega de estas dos piezas teotihuacanas concreta la voluntad de México y Estados Unidos en el combate al tráfico ilícito de bienes culturales, y su recuperación.

 

Edward J. Gallant, agregado jurídico adjunto del FBI, explicó que Don Miller tenía en su poder las dos piezas y no se le levantaron cargos.