La exposición, conformada por 27 piezas de artistas nacionales e internacionales, se presenta en el Museo Franz Mayer. Es una ventana para conocer las tendencias del diseño actual: Alejandra de la Paz

 

La exposición Diseño Neobarroco, conformada por 27 piezas de artistas mexicanos e internacionales, es una aproximación a la creación contemporánea de objetos funcionales que busca lograr esa comunicación íntima y estética para sentir la belleza del entorno.

 

Alejandra de la Paz, directora del Museo Franz Mayer, aseguró que esta muestra, que inicia el programa de exhibiciones 2019 en el recinto, es una mirada a las tendencias internacionales en el diseño y un reflejo de las preocupaciones y ocupaciones de los artistas. La muestra estará abierta al público a partir de hoy y presenta obras de la arquitecta Zaha Hadid (1950- 2016)​, Ingrid Donat, Vincent Dubourg y Nacho Carbonell, entre otros.

 

Son creadores mexicanos y de Brasil, Países Bajos, Japón, Francia y Argentina y presentan obras recientes que se han exhibido en diferentes naciones del mundo y muestran las vivencias más allá de las ideologías, de ahí que las temáticas giren en torno a lo social, a la idea de comunidad y a la manera en la que conviven unos con los otros, dice el curador Ignacio Prado.

 

Para entender más esta propuesta estética-funcional, el curador señala que se puede definir al Neobarroco como el  mestizaje de diferentes corrientes como la Bauhaus, el Art decó, entre otras, con la inclusión de técnicas artesanales, lo que crea una hibridación que lleva a los artistas a la libertad y a realizar piezas innovadoras.

 

Explica que en la exposición  hay objetos de pequeño y gran formato, incluso alguna de éstas llega a pesar una tonelada, pero lo interesante de cada una, es que “el artista tiene una historia atrás de su pieza, la cual se podrá conocer en las películas que se proyectan en la muestra”.

 

Alejandra de la Paz Nájera señaló que la exposición es un diálogo y contrapunto de diseñadores mexicanos y también una ventana para conocer las tendencias que se están llevando a cabo en diferentes partes del mundo, respecto al diseño.

 

Nacho Carbonell, quien regresa a exponer en México después de 20 años de ausencia, dijo que el diseño actual es algo más que dar solución a necesidades, sino que “es una especie de termómetro de la sociedad, de lo que surge en ésta, de los objetos que tenemos contacto día con día”.

 

Y pensar en un objeto, añadió, es mirar como el mundo está en constante evolución y, por lo tanto, las piezas que diseñamos deben estar adaptadas a los cambios que se viven en la sociedad.

 

Respecto a su pieza, Lámpara de piso. Base Concreta 10, Nacho Carbonell explicó que pertenece a una colección llamada Árboles de Luz, los cuales surgen de un bloque de cemento que primero fue construido en el estudio con diferentes capas de sedimentos, para después sufrir un momento de destrucción y caos, como una metáfora de recorrer las ciudades, para dar paso a un nuevo objeto que podría ser un parque, un edificio o museo.

 

“Tras esto, el bloque se convierte en una semilla y genera un árbol que al final da una especie de sombra con la luz , la cual te invita a integrarte en esa aura que crea para cobijarte”.

 

Gloria Cortina indicó que el diseño es una continuación del ser humano, “por lo que esencialmente buscamos el diálogo con el espectador y la pieza funcional”.

 

NÚCLEOS. La exposición se divide en las salas e inicia con “El oro barroco. La Transformación de los materiales”, en la cual destaca una reproducción de la Catedral de Chartes, desarrollada en bronce y con baño de oro de 24 kilates.

 

Le sigue el núcleo “La otredad de los objetos conceptuales. La poética del diseño”, donde se puede apreciar las obras de Zaha Hadid: Zapatos, de 2016, y Nova Shoes, de 2013, además del mueble Cómoda de cinco engranajes (2013), de Ingrid Donat.

 

El siguiente paso es llegar a la sala “La Cámara Claroscura. Objetos de luz y sombras”, en la cual hay un candil colgado realizado con plásticos de desecho y finalmente está el núcleo “El Jardín de las Delicias. Naturaleza y Artificio”, donde la pieza central es la Lámpara de piso. Base Concreta 10 (2016), de Nacho Carbonell, y realizada con red metálica, cemento, acero y bombillas led. En ese espacio también se encuentra la obra El balazo, de la cual su autora, Gloria Cortina, señala que busca mostrar los impacto de la vida. “La forma de abrirse es un orificio de bala que da directamente al centro de la pieza”.

 

La exposición se complementa con una serie de charlas, talleres y conferencias y los horarios de estas actividades se pueden consultar en la página web: franzmayer.org.mx

 

* Diseño Neobarroco se presenta hasta el 28 de abril en el Museo Franz Mayer. Abierto de martes a domingo de de 10:00 a 17:00 horas.