La obra de Frida Kahlo y Diego Rivera es conocida alrededor del mundo, pero nunca antes la famosa pareja había protagonizado conjuntamente una exposición en Rusia, como la que se presentó ayer en la sala Manezh, en pleno corazón de Moscú.

 

“El tema central de esta exposición es mostrar a cada artista como el artista que es. Si bien hay un diálogo, si bien hay una contraposición a veces, es mostrar cómo cada artista desarrolló su arte”, dijo Adriana Jaramillo, directora de Comunicación del Museo Dolores Olmedo de México, que acoge la mayor colección de Frida y Diego.

 

Dos años después del gran éxito de una exposición sobre Frida Kahlo en San Petersburgo, la obra de la famosa pintora mexicana vuelve a Rusia, esta vez acompañada por las creaciones de su marido Diego Rivera bajo el título de Viva la Vida. Frida Kahlo y Diego Rivera. Pintura y arte gráfico de las colecciones privadas y museos.

 

“Es la primera vez que las obras de nuestra colección se presentan aquí en Moscú”, añade Jaramillo.

 

“Estamos muy emocionados de que se puedan mostrar en conjunto”, agrega, al tiempo que recuerda que hace dos años la antigua capital de los zares acogió por vez primera una muestra dedicada a Frida, donde la gente llegó a hacer largas colas para acceder al recinto de exposiciones pese a temperaturas de “hasta 22 bajo cero”.

 

La muestra moscovita, organizada por la fundación cultural rusa The Link Of Times y el Museo Fabergé de San Petersburgo, está integrada por más de 90 piezas que hacen un recorrido completo por la vida y la obra de la famosa pareja mexicana.

 

Sólo el Museo Dolores Olmedo participa con más de 40 obras de Rivera y su “colección completa” de los trabajos de Frida, compuesta de 26 piezas, a lo que cabe añadir las piezas cedidas por coleccionistas.