Al iniciar la temporada de lluvias en la entidad, el director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en Tlaxcala,  Epifanio Gómez Tapia afirmó que  se delimitarán las zonas federales  para evitar los asentamientos irregulares en el Estado.

 

“Es un tema complicado y no podemos dejar de reconocer  que hay invasión en las zonas federales y principalmente las que corresponden a barrancas  o el río, pero tendremos que hacer los procedimientos administrativos que sean necesario para hacer  que la gente pueda respetar las zonas federales y segundo para desocupar estas zonas a fin de evitar que la población asentada de manera irregular corra algún riesgo”.

 

Por ello, aseguró que en próximas fechas buscará concretar el acercamiento con los 60 ayuntamientos de Tlaxcala así como con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), con la finalidad de “frenar” los asentamientos irregulares en ríos y barrancas de la entidad.

 

“Aún no, pero hemos mandado recomendaciones a los ayuntamientos para que se eviten autorizar la construcción de viviendas en zonas federales pero un reunión como tal todavía no la hemos tenido, pero esperemos que en próximos días se dé la oportunidad e incluso estamos considerado el tener reuniones de trabajo con la SEDATU y los ayuntamientos, pero estamos en la etapa de concretar ese plan de trabajo”, indicó.

 

Manifestó que la dependencia a su cargo ha detectado dos casos alarmantes de asentamientos ilegales de población; “se ha verificado uno en el río de los negros en el municipio de Chiautempan y en la rivera del Zahuapan, en sonde nos preocupa el riesgo que pudiera representar para la población asentada en esos espacios”.

 

En este sentido, refirió que en caso presentarse una situación externa a la dependencia se alertará a la Coordinación Estatal de Protección Civil (CPEC), “de presentarse una lluvia atípica que pudiera superar la capacidad de desalojo en los ríos y en aquellos casos en los que veamos que el riesgo es totalmente inminente, se solicitará la intervención de Protección Civil para evitar poner en riesgo a esta gente que está asentada de manera irregular”, refirió.

 

Finalmente agregó que las 16 presa que vigila la Conagua presentan un 80 por ciento de capacidad de captación de agua pluvial, por lo que están a la espera de que ejidatarios utilicen el agua para iniciar su riego.