La Esfinge tuvo un momento «distintivo astronómico» con el sol durante el equinoccio de primavera cuando, en un florecimiento brillante, el sol se puso sobre el hombro de la estatua de mitad hombre y mitad león el 19 de marzo, según el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

 

Este fenómeno ocurre solo dos veces al año, durante la primavera de marzo y el equinoccio de otoño en septiembre, según el ministerio.

 

Durante el equinoccio, el eje de la Tierra no apunta hacia o lejos del sol, lo que significa que los hemisferios norte y sur reciben cantidades iguales de luz solar. En otras palabras, el día y la noche tienen la misma duración.

 

Asimismo, es bien sabido que los gatos disfrutan tomando el sol, y la esfinge de 74 metros de altura no es la excepción.

 

La Gran Esfinge se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, en la ciudad de Guiza, unos veinte kilómetros al suroeste del centro de El Cairo. Foto: Kévin Langlais-Unsplash

 

DESCUBREN PINTURA ANTIGUA DE LEOPARDO EN ASUÁN, EGIPTO

 

El mítico mitad hombre y mitad león está tallado en la roca madre de piedra caliza. Su rostro podría mostrar la semejanza del faraón Khafre, el cuarto rey de la cuarta dinastía del antiguo Egipto (2575 a. C. a 2465 a. C.), que construyó la segunda y tercera pirámides de Giza, según la Enciclopedia Británica.

 

La Esfinge también está estratégicamente ubicada para el solsticio de verano en junio, cuando el sol se pone entre las pirámides de los faraones Khufu y Khafre.

 

La posición de la Esfinge durante los equinoccios y el solsticio de verano sugiere que los antiguos egipcios posicionaron a propósito la estatua híbrida del hombre león.

 

«Este fenómeno demuestra que los arqueólogos se equivocaron cuando dijeron que los antiguos egipcios habían encontrado una roca antigua por accidente y la habían convertido en una estatua de un rostro humano y un cuerpo no humano», escribió el Ministerio de Antigüedades de Egipto en una publicación de Facebook.