Los hay de diferentes formas, tamaños, textura de cerdas y materiales. El más común probablemente sea el cepillo de plástico, aunque cada vez más personas optan por un cepillo de dientes de bambú. Lo nuevo es usar cerdas de bambú.

 

Recientemente se ha lanzado un cepillo de dientes que busca ser una alternativa a las alternativas desechables que deben reemplazarse por completo cada tres o cuatro meses.

 

Diseñado por la consultoría de diseño NOS, el cepillo de dientes Everloop, tiene un mango de plástico reciclado junto con cerdas hechas de bambú, que mejoran su capacidad de biodegradarse después de su uso.

 

Este mecanismo permite al usuario abrir y cerrar la cabeza del cepillo de dientes para insertar un nuevo conjunto de cerdas.

 

Por otro lado, el cuerpo del cepillo está hecho de plástico reciclado de cepillos de dientes desechados.

 

Innovación hecha de bambú

La cabeza del cepillo presenta un diseño de recorte que permitirá quitar las cerdas una vez que hayan llegado al final de su vida útil y dejar espacio para colocar un nuevo conjunto.

 

El objetivo de estos cepillos de dientes, es centrarse en una disminución en la cantidad de desechos plásticos que crean los productos para el cuidado bucal.

 

Asimismo, este cepillo se empaqueta en una carcasa de pulpa de papel termoformado.

 

 

Cerdas 100% compostables

Las cerdas que se desechan no tienen plástico, lo que las hace 100% compostables en comparación con los fabricados con plástico.

 

Cada cepillo de dientes viene con 8 juegos de cerdas que, según la vida útil de 3 meses de un cepillo de dientes normal, hacen que la vida útil de Everloop sea de 2 años como mínimo.